El deseo y el placer sexual puede verse reducido también entre los hombres. Éste se cataloga como una libido baja masculina. Pero ¿tiene solución?

El deseo sexual viene y va; ni permanece toda la vida ni es realmente constante, y eso ocurre tanto en hombres como en mujeres. Y es que la creencia de que ellos siempre andan con ganas sexuales no es cierta del todo. No son pocos los hombres que, de hecho, tienen una libido baja, por lo que saber a qué se debe y cómo se manifiesta es el primer paso para intentar dar con la solución del problema.

¿Qué es la libido?

Hay que aclarar, antes que nada, que una libido baja no es igual a una disfunción eréctil o sexual. Se entiende por libido al deseo de placer sexual; a grandes rasgos, no es más que el comportamiento de alguien en respuesta a la atracción sexual que sienta en un momento determinado; algo que, dicho sea de paso, es totalmente natural.

Aludir a este estado físico significa implicar a las hormonas, ante todo, las cuales provocan distintas reacciones químicas que van a parar y a desarrollarse en el sistema nervioso central, traduciéndose en una mayor motivación, receptividad e impulso sexual.

En palabras del urólogo Irvin Hirsch, o más bien de las líneas que escribió en su artículo Reducción de la libido en hombres’, «cuando disminuye la libido, los hombres tienen menos pensamientos y fantasías sexuales, así como menor interés en el sexo, y se reduce la frecuencia de la actividad sexual. Incluso la estimulación sexual por medios visuales, palabras o el tacto, dejan de suscitar interés».

Lo curioso, en cualquier caso, es que a menudo estos hombres «siguen conservando la función sexual», por lo que «pueden llegar a mantener relaciones sexuales para satisfacer a su pareja», tal y como señala el facultativo.

Pero ¿cuáles son las causas más frecuentes de la libido baja entre el sexo masculino?

Se trata de una situación puntual, es decir temporal, que del mismo modo en que se presentó puede llegar a desaparecer, por lo que los expertos aconsejan no convertirla en una gran preocupación para quien la sufre. De igual forma, la terapia clínica de esta dificultad sexual pasa por diversas opciones, según cuál sea la causa; desde asesoramiento psicológico hasta recurrir a un medicamento distinto, pasando por tomar suplementos de testosterona.

Hablamos de una disminución del deseo sexual entre cuyas causas principales figuran los factores psicológicos; es decir, el estrés y la fatiga, la depresión y la ansiedad, la enfermedad renal crónica y, cómo no, los problemas en la relación.

«En algunas ocasiones, una libido reducida puede ser un problema crónico resultante de una experiencia sexual traumática en la infancia o por haber aprendido a reprimir los pensamientos sexuales», explicó el experto.

Otras posibles causas de la libido baja barajan la influencia de ciertos fármacos, así como responsabilizan a los niveles bajos de testosterona en sangre. En cualquier caso, saber el origen de la libido baja masculina es posible; basta con realizar un análisis de sangre, del que los médicos podrán ver la concentración de testosterona que el hombre en cuestión reúna en su riego sanguíneo.

Un análisis del que más tarde se extraerá un diagnóstico profesional, siempre basados en los niveles bajos de dicha hormona, así como en las características de los síntomas que el afectado describa al especialista.

¿Cómo se trata la libido baja masculina?

Solo cuando se localiza el motivo de esta reducción del deseo sexual se puede intentar darle solución al asunto. En la lista de Hirsch, de hecho, figuran diversas posibilidades, siendo la base de todas ellas el llegar a comprender ante todo los porqués y el modo en que impactan en las funciones orgánicas de la persona.

Acudir a un psicólogo o terapeuta u otro facultativo especializado en salud mental, si la libido baja responde a una causa psicológica, es el primer consejo de Hirsch a la problemática; y es que un buen asesoramiento psicológico puede suponer la diferencia entre la apatía y el apetito sexual, siendo posible incluso gestionar las dificultades a las que se enfrenta la persona, por un lado, y reconducir los problemas de relación de la pareja, por otra parte, ya que muchas veces esta acaba seriamente afectada.

Si la razón no es más que un nivel bajo y anormal de testosterona, la solución médica pasa por administrarle al hombre suplementos de la hormona de la testosterona. Auxilios farmacológicos que pueden cobrar forma de inyecciones, parches o gel aplicado sobre la piel.

Asimismo, no son pocos los hombres que manifiestan una libido baja por la rutina o monotonía en que siente envuelta la relación con su pareja, por lo que la solución que más plantean los especialistas a tales casos pasa por explorar las fantasías sexuales de la pareja, por ejemplo, trazar citas diferentes y, cómo no, probar cosas nuevas.

El objetivo de todo ello es, ante todo, conseguir que la pareja continúe en pie, y más cuando la falta de ganas sexuales puede aparecer en uno u otro o ambos miembros de la relación, sin que por ello implique necesariamente una separación.

Cabe señalar, por último, que la edad también es un factor importante que propicia la aparición de la libido baja, pues como ya hemos señalado antes, el deseo sexual no es eterno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí