Las únicas contraindicaciones al deseo sexual para personas mayores a partir de cierta edad, son algunas posturas sexuales dado que estas requieren de ciertas precauciones.

El deseo sexual sigue vivo y evoluciona a medida que cumplimos años. Así lo confirman diferentes estudios y expertos, entre los que se encuentran la Universidad de Chicago, la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER), la Fundación Aspaldiko, la Universidad de Barcelona, la Fundación Pilares, la Fundación 26 de Noviembre, el Instituto Spull o la Asociación Española para la Salud Sexual, por citar algunos.

De hecho, «no existe ningún estudio en España ni en el resto del mundo que demuestre que la capacidad sexual decaiga en la vejez», afirma el médico geriatra y expresidente de SEMER Alberto López Rocha. «Pero sí lo contrario», añade. Más aún: «en esta etapa vital el sexo puede llegar incluso a ser más placentero» según López Rocha, ya que se suele dar una mayor afectividad, sensibilidad y libertad.

En esta línea, el psicólogo Álvaro Mosquera, responsable psicosocial de la Fundación Aspaldiko, explica que el único riesgo que enfrenta el sexo en la tercera edad es que no sea plenamente disfrutado. Esto puede ocurrir a causa de prejuicios y falsas creencias. Según él, «la educación recibida, culpabilidad al experimentar deseo u emoción, una malentendida religiosidad o la imposición del modelo sexual juvenil basado únicamente en la sobrevalorada penetración, cuando sexualidad no es igual a coito», coartan la sexualidad de las personas mayores. Especialmente, de las que se encuentran en residencias.

Las mejores posturas sexuales para personas mayores

Lo que sí es cierto es que, físicamente, pasados los 60 años el sexo puede suponer un reto. No en vano, no se tiene la misma condición física que en la juventud y ya hay achaques. Por ello, es recomendable tener en cuenta ciertas cuestiones antes de practicarlo. Por ejemplo, evitar que una persona cargue con el peso de la otra cuando los dos miembros de la pareja tienen problemas de columna o evitar la genuflexión cuando hay problemas de rodillas. Asimismo, las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares deben tener en cuenta sus limitaciones a la hora de elegir posturas y evitar grandes esfuerzos.

Por ello, las mejores posturas sexuales para las personas mayores son aquellas donde los dos miembros de la pareja están tumbados de lado. Algunas son: la cuchara, el arcoíris, el joyero, las viñas enlazadas, o el reposo en fusión. La ventaja de estas posturas es que en todas ellas los cuerpos están en contacto, pero ninguno carga al otro. Además, pueden ser de frente o por detrás.

Para las posturas sentados, lo recomendable es tener apoyos extra, como cojines o almohadas. Las sugeridas si solo uno de los dos está tumbado son: el descanso, la barca y el barco de vela. Y si el sexo ocurre en el agua, cualquiera de las de pie son una buena opción.

En cualquier caso, para evitar posibles accidentes, la recomendación de los expertos sobre posturas sexuales para personas mayores pasa por practicar aquellas practicadas antes, a fin de asegurar antes del coito su comodidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí