Tras una década y media controlando su VIH sin ayuda de tratamientos, una mujer se ha convertido en la primera persona del mundo en lograr dicha proeza sanitaria.

¿Qué investigador no desea encontrar la clave para mantener a raya el VIH o, como mínimo, participar en su hallazgo? Controlar el virus del sida pasa actualmente por constantes tratamientos, entre los que se incluyen diversas opciones terapéuticas.

Aunque no así en el caso de esta paciente del Hospital Clínic Idibaps de Barcelona, única en el mundo al conseguir sobrellevar su enfermedad sin recurrir a intervenciones farmacológicas. ¿De qué manera?

15 años y un control autónomo postratamiento de la infección por VIH

La proeza la ha dado a conocer estos días la propia institución médica, durante su intervención en la Conferencia Mundial AIDS 2022 en Montreal, Canadá, (CCLIV Conferencia Internacional sobre el Sida), presentándolo como un caso excepcional de curación funcional de la infección del VIH, el virus de la inmunodeficiencia humana.

Se trata de una mujer adulta de Barcelona que hace 15 años abandonó el tratamiento antirretroviral, la terapia clínica más recurrente contra el sida, logrando mantener desde entonces un control autónomo absoluto de la replicación del virus.

Y es que, si bien su organismo aún lo lleva consigo en los reservorios, la carga viral que conserva es casi indetectable, mostrando un mecanismo muy diferente al reflejado por otros controladores de élite y de trasplantados de médula ósea para mantener a raya el virus, a través de un grupo específico de linfocitos.

Los avances en terapias han logrado cronificar la enfermedad del VIH y mejorar la calidad de vida de las personas infectadas, tal y como apuntó el equipo del Clínic-Idibaps durante la rueda de prensa previa al congreso mundial, pero el VIH es todavía un virus que persiste en los reservorios del organismo, pese a que el tratamiento antirretroviral es efectivo para suprimir su replicación viral, de modo que en la mayoría de los casos que suspenden la terapia acaban encontrándose con que recuperan lo perdido.

Y sí, es cierto que esta paciente barcelonesa no es la primera controladora postratamiento registrada y confirmada de VIH, pero de entre todos los casos documentados ninguno destaca por haber reflejado un control absoluto sin tratamiento y a tan largo plazo, cuando lo más habitual es lograrlo en días o meses, a lo sumo.

Pero el equipo del Clínic-Idibaps ha presentado en el Congreso AIDS 2022 una pormenorizada descripción de este caso excepcional, refiriendo los mecanismos inmunológicos particulares de la paciente.

Así, los facultativos de la institución detallaron que la mujer fue diagnosticada en el estadio de infección aguda por el VIH, tras lo cual consintió en ser incluida en un ensayo clínico con tratamiento antirretroviral durante 9 meses, amén de prestarse a diversas intervenciones inmunomoduladoras con la inmunosupresora ciclosporina A durante las ocho primeras semanas.

Convivir con el VIH sin tomar medicación: ¿un objetivo que puede hacerse realidad a gran escala?

Asimismo, la paciente barcelonesa no estaba infectada por virus defectivos, no tenía factores genéticos clásicos asociados con el control del VIH y poseía unas células sanguíneas altamente resistentes a ser infectadas por el virus del sida en cultivos in vitro; en contrapartida, mostraba unos linfocitos T CD4+ purificados, susceptibles a la infección, por lo que los investigadores sospecharon que otras poblaciones celulares de la sangre podían estar bloqueando la infección, contribuyendo así al control del VIH.

«La gran novedad del trabajo es que hemos caracterizado a las células que consiguen el control del virus», señaló Núria Climent, investigadora del grupo Sida e infección por VIH del Idibaps, aludiendo a las células de memoria NK y a los linfocitos T citotóxicos, responsables ambas de lo que médicamente se conoce como respuesta innata.

«La paciente tiene niveles muy altos de las dos células, que podrían bloquear el virus o destruir las células infectadas, consiguiendo así la curación funcional», concretó Climent. Cabe aclarar, en este sentido, que Ser controlador postratamiento implica que el sistema inmunitario de una persona es capaz de controlar el virus sin necesidad de fármacos, aun cuando este no se ha eliminado totalmente.

En el seguimiento del caso y su estudio han participado investigadores del CIBER de Enfermedades Infecciosas (CIBERINFEC), con la colaboración de investigadores del Clínic-Idibaps, la UB, el CIBERINFEC, el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, el IrsiCaixa, y el Instituto de Salud Carlos III.

En cualquier caso, todo el equipo está decidido a continuar con la investigación, a fin de estudiar la genética de la paciente, por un lado, y para abrir la puerta a buscar la forma de que todas las personas infectadas tengan un volumen importante de células ‘natural killer’ y linfocitos T citotóxicos de mucha calidad, por otra parte.

¿Cuál ha sido el fin?

Averiguar si en otros pacientes tratados con antirretroviral más ciclosporina A se replicaría o no lo sucedido con la paciente barcelonesa; y es que generalizar este tratamiento entre los pacientes con VIH permitiría que pudiesen estar años sin medicación; con el añadido, además, de que permitiría acabar a gran escala con la pandemia, más cuando una carga viral indetectable de VIH equivale a una persona que no puede transmitir la infección, o al menos no por vía sexual.

«La curación funcional del VIH es un objetivo mucho más realista a mayor escala que la curación esterilizante (trasplante de médula ósea), por eso es tan importante entender los mecanismos subyacentes», aclaró en conclusión Juan Ambrosioni, médico de la Unidad de VIH del Hospital Clínic e investigador del grupo de Sida e Infección por VIH del Idibaps.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí