Conocer de primera mano los beneficios de los probióticos es necesario para mantener un buen estado de la flora intestinal mejorará nuestra salud diaria.

Hace relativamente poco tiempo que los mensajes publicitarios de alimentos lácteos nos hablan de los múltiples beneficios de incluir probióticos en nuestra dieta. Nos garantizan que introducirlos en ella diaria o semanalmente mejorará nuestra microbiota o flora intestinal, lo que conlleva una mejora de nuestra salud intestinal; tan importante para la función del organismo y para sentirnos bien y llenos de salud.

Pero ¿qué son los probióticos y la microbiota?

Para poder entender bien qué son estos conceptos y qué papel desempeñan en nuestro organismo, vamos a definir qué son cada uno de ellos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y Agricultura (FAO) los probióticos son: «microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud de quien los toma. Suelen acumularse en el intestino, sobre todo en el colon; por eso se conoce como flora intestinal o microbiota. Todos ellos velan por el correcto funcionamiento del organismo y la prevención de las infecciones».

Por su parte, la microbiota o flora intestinal es el conjunto de bacterias que tenemos en las mucosas, el aparato digestivo y en el genital. Está compuesta de 100 billones de bacterias sólo en el aparato digestivo. A lo largo de los años nuestra flora intestinal va cambiando, por lo que su composición varía a lo largo de la vida.

La principal función que desarrolla en nuestro organismo es la de protegernos de bacterias perjudiciales para la salud, aquéllas que pueden provocar que desarrollamos enfermedades. Otra función importante que aporta la microbiota en nuestro organismo es que mantiene y protege nuestro sistema inmunitario.

los probióticos son: «microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud de quien los toma. Suelen acumularse en el intestino, sobre todo, en el colon, por eso se conoce como flora intestinal o microbiota. Todos ellos velan por el correcto funcionamiento del organismo y la prevención de las infecciones»

Hay estudios que explican que gran parte del sistema inmunológico depende de ella. Además, la flora intestinal ayuda en el proceso de digestión de los alimentos, en la producción de vitaminas, como es el caso de la vitamina K y la B12, así como en la secreción de neurotransmisores intestinales.

Una vez que conocemos la importancia que supone el cuidado de la flora intestinal y qué son los probióticos, vamos a descubrir cuáles son los beneficios de éstos para tener una buena salud intestinal y sentirnos sanos y llenos de energía.

Beneficios de los probióticos

La FAO expone que «en trabajos científicos realizados sobre las propiedades y funcionalidad de los microorganismos vivos en los alimentos, señalan que los probióticos desempeñan una importante acción en las funciones inmunológica, digestiva y respiratoria y podrían tener un efecto significativo en el alivio de las enfermedades infecciosas de los niños y de otros grupos en alto riesgo».

Sabemos que muchas enfermedades tienen su origen en el intestino . Como hemos apuntado, un correcto equilibrio y cuidado de la flora intestinal nos ayuda a controlarlas. Los probióticos nos aportan beneficios para que nuestra salud intestinal se mantenga en buen estado.

Por una parte, nos ayudan a digerir alimentos, e intervienen en la asimilación de vitaminas del grupo B y mejoran la absorción del calcio. De tal manera que consiguen regular el tránsito intestinal y fortalecer el sistema inmune.

alimentación saludable Yogur
Yogur, frutos rojos y cereales una buena combinación de alimentos para la flora intestinal. (c) Pixabay.

Se han hecho estudios sobre la eficacia que tiene el consumo de probióticos en el tratamiento de problemas digestivos, como la descomposición intestinal y la gastroenteritis; y se ha demostrado que su consumo puede combatir el desarrollo de las mismas, así como reducir la duración de la enfermedad en caso de sufrirla. También existen evidencias que el consumo de probióticos mejora la sintomatología de enfermedades como el síndrome del intestino irritable o la enfermedad de Crohn.

Por lo tanto, para las personas de edad avanzada, el consumo de probióticos ofrece el bienestar y fortalecimiento necesario del sistema inmunitario y ayuda a los procesos digestivos, como hemos comentado anteriormente, reduciendo la posibilidad de sufrir estreñimiento y evitar digestiones pesadas.

Se han hecho estudios sobre la eficacia que tiene el consumo de probióticos en el tratamiento de problemas digestivos, como la descomposición intestinal y la gastroenteritis

Hay estudios que han investigado sobre el consumo de probióticos y el aumento de defensas, lo que implica que puede ser beneficioso recurrir a ellos cuando tenemos una gripe o un resfriado.

Alimentos

Los probióticos se encuentran, principalmente, en alimentos fermentados, como son el yogur y el kéfir. También en las zanahorias, los tomates, los pepinillos, aceitunas y el pan de masa madre.

Es importante tener en cuenta que para conseguir una buena salud de la microbiota; no sólo hay que consumir probióticos, sino también prebióticos, o lo que es lo mismo, alimentos saludables para las bacterias beneficiosas de nuestro cuerpo. Llevar una dieta saludable y rica en verduras, legumbres, fruta y proteínas.

Arantza Ostolaza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí