Tras los excesos navideños toca retomar los hábitos saludables y prestar mucha atención a lo que comemos. Los alimentos ecológicos tienen cada vez mayor presencia en la cesta de la compra. Ahora es el momento de cuidarse y cuidar de nuestro menú post navideño.

En Málaga la firma BIOrigen se ha propuesto conectar con este nuevo consumidor más concienciado con el origen de los productos que ponemos sobre el plato.

Para este tipo de empresas el comercio electrónico es un modo de llegar a todos los hogares.

En este caso han implementado los recursos, los medios, una logística más avanzada y rápida y una mejora constante en los procesos de selección y manufactura de frutas tropicales de origen orgánico y el resultado ha sido una nueva firma online llamada Managú.

Esta tendencia respetuosa con el medioambiente, aseguran desde BIOrigen, está siendo especialmente notable en los últimos años.

Por ejemplo, coincidiendo con el arranque de la campaña del aguacate nacional y las fechas navideñas, la compra de este tipo de alimentos siempre se dispara.

No en vano, el aguacate malagueño es la joya verde de la Axarquía y la fruta estrella del trópico andaluz. Dentro del sector ecológico, es el más deseado en los mercados europeos, que lo siguen prefiriendo frente a otros destinos productores. 

«Esperamos que esta temporada se produzca un aumento en la demanda nacional, fruto del mayor conocimiento del producto local que se está testando y que está provocando una mayor valoración de sus propiedades, en consonancia con las circunstancias de los consumidores europeos» señalan desde la compañía malagueña.

En línea con los informes de instituciones y organismos nacionales, como el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, desde esta empresa de productos orgánicos señalan que la alimentación ecológica se postula como la opción más demandada por el consumidor español; un hecho que les conduce a mirar con optimismo y expectativas renovadas la campaña de 2022.

Al fin y al cabo, el verde (aparte del color de lo eco friendly) es también el de la esperanza.

Arantza Ostolaza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí