El estudio ‘Impacto de la deficiencia de vitamina D en la mortalidad en pacientes con fractura de cadera’ justifica que tiene lugar el doble de complicaciones y conlleva la muerte en algunos pacientes por las complicaciones derivadas de la misma. La investigación será publicada en breve en el prestigioso diario, ‘Journal of the American Geriatrics Society’.

Este hallazgo ha sido posible gracias a la colaboración multidisciplinar del el equipo de Traumacenter del hospital La Salud liderado por el doctor Rafael Llombart, el doctor Rafael Llombart Blanco de la Clínica Universitaria de Navarra, Gonzalo Mariscal del hospital la Fe y el doctor Carlos Barrios Pitarque de la Universidad Católica de Valencia (UCV).

Actualmente las caídas por roturas de cadera son muy frecuentes y en los casos en los que es debida una carencia de esta vitamina, siempre existen complicaciones. Tan importante es no tener diabetes, no fumar o no tener obesidad como tener los adecuados valores de vitamina D.

La carencia de la misma, aunque España sea un país de sol, engloba un mal funcionamiento del cuerpo en general. No tener vitamina D supone tampoco tener la calidad de huesos y también problemas en la contracción del músculo, en el sistema inmunitario y en la progresión de muchas enfermedades degenerativas.

Hacerse un análisis cada seis meses si se tiene más de 65 años es conveniente para regularizar o detectar una carencia de esta vitamina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí