¿Qué es mejor para detectar Ómicron? ¿Saliva o mucosa nasal?

0
© labosud

La variante Ómicron —que gana cientos de contagiados mundiales por segundo— exige un cambio en el tipo de muestra de PCR para detectar Covid-19 en el organismo.

La variante Ómicron ya está contribuyendo a expandir sin disimulo el aumento de la transmisión del coronavirus a nivel mundial. Es el caso de España, que el viernes pasado alcanzó un nuevo máximo histórico en su incidencia acumulada del covid-19 que, a 14 días, llegó a los 3.192,46 casos por cada 100.000 habitantes.

Y ello a pesar de la ralentización en el crecimiento de la AI percibida en los datos semanales del Ministerio de Sanidad, los cuales reflejan que el indicador creció 203 entre el 10 y el 14 de enero, justo la mitad de lo que sucedió entre el 3 y el 7 de enero, cuando se disparó hasta los 427 puntos. En cualquier caso, el país cerró esta reciente semana superando los 8 millones de contagiados.

¿Cuál es la muestra más efectiva para detectar la presencia de Ómicron en el organismo?

Aunque la literatura científica coincide en afirmar con diferentes demostraciones que las casi 50 mutaciones que conforman la variante Ómicron provocan una mayor transmisibilidad del SARS-CoV-2, por un lado, y al mismo tiempo una menor gravedad del virus, por otra parte, los recientes resultados arrojados por una nueva investigación realizada por la Universidad de Cape Town, en Sudáfrica, apuntan que ese medio centenar de mutaciones de Ómicron también serían capaces de trastocar la efectividad de los actuales y más habituales métodos de muestreo.

Publicado en la plataforma de preprints MedRxiv, el estudio afirma que las muestras de saliva son mejores a la hora de detectar el coronavirus, ya que su fiabilidad es mucho mayor que, por ejemplo, las procedentes de la mucosa nasal o nasofaríngea, consideradas actualmente las más fidedignas desde la aparición de la pandemia y el uso de las PCR como herramienta de localización del Covid-19.

«El patrón de diseminación viral durante el curso de la infección se altera para Ómicron con una mayor diseminación viral en la saliva, en comparación con las muestras nasales», en palabras explicativas de los investigadores; «lo que resulta en un mejor rendimiento diagnóstico de los hisopos de saliva», aseguran, señalando que tal fenómeno se produce a causa de una replicación viral mejorada en el tejido del tracto respiratorio superior y en la alteración del tropismo tisular. ¿Traducción? Debido directamente a la afinidad que el virus tiene a un tejido específico del huésped.

Son 45 mutaciones en total lo que dan cuerpo y carácter de presencia activa a la variante Ómicron; 30 de ellas se encuentran en la proteína Spike, y 15 se ubican en el dominio de unión al receptor.

¿Se sabe cuál es la efectividad en concreto de las pruebas habituales de PCR para detectar el covid-19?

Sí, ciertamente; y según el estudio en cuestión, se trata específicamente de las muestras de saliva. Dichas aseveraciones se han basado en un estudio comparativo de la eficacia de las pruebas diagnósticas pertenecientes a casos infectados con la variante Delta y Ómicron.

«Se recolectaron y analizaron hisopos emparejados de cornete medio (MT) y saliva (SA) mediante RT-PCR», redactaron los investigadores en la publicación, detallando que para ello se basaron en 382 pacientes con síntomas agudos que, no obstante, nunca fueron hospitalizados.

«Las muestras se clasificaron como Ómicron o Delta en función de los datos de secuenciación del genoma completo, las fallas del objetivo de PCR de diagnóstico y la fecha de muestreo».

Así, el porcentaje de concordancia positiva (PPA) para la variante Delta fue mayor en los hisopos que recogieron una muestra nasal, obteniendo un 100 por cien, frente a los de saliva, que consiguieron una concordancia del 71 por ciento. Un panorama bastante similar al alcanzado con las variantes anteriores.

Un paradigma que con Ómicron no se replica, sin embargo; y es que la cepa detectada en Sudáfrica tiene una mayor efectividad con las muestras de saliva, según los datos recopilados por los investigadores, registrando para esta variante una máxima concordancia del 100 por ciento en las muestras de saliva; ello lo aleja de las pruebas nasales, donde el índice registrado fue de un 86 por ciento.

«Esto respalda el hallazgo de una replicación viral mejorada en el tejido del tracto respiratorio superior y posiblemente alteración del tropismo tisular», explican los científicos involucrados en el estudio. «Es un hallazgo importante, ya que el estándar actual de atención para el diagnóstico mediante hisopos de la mucosa nasal o nasofaríngea puede ser subóptimo para la variante Ómicron», apostillan, en conclusión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí