Queseros con discapacidad, premio World Cheese Awards 2022

0

Y el galardón al mejor semicurado de cabra del mundo en 2022 es para… ¡la inclusión! O, más exactamente, para un equipo de queseros con discapacidad en Cataluña.

Después de que el queso Olavidia, confeccionado desde Jaén, obtuviese la medalla al mejor queso del mundo en 2021 a ojos de los World Cheese Awards, premios que apoyan la comida y la bebida independientes, este año el reconocimiento de oro de dicho galardón ha sido nuevamente para una marca española, admitiendo la labor de los queseros con discapacidad que trabajan en sus filas.

Creciendo de mano en mano y año tras año, hasta coronar el puesto de oro

En concreto, se trata del queso de cabra semicurado de Garrotxa, que la compañía catalana de Formatges Muntanyola lleva años vendiendo a través de muchos supermercados.

La marca ha sido la más laureada de la edición de estos premios, sin duda alguna, ya que su queso Lupulus, producto medioambiental elaborado con leche de vaca ecológica y que pasa además por un lavado de seis semanas con cerveza, se ha llevado la medalla de bronce en su propia categoría.

El certamen se ha celebrado a nivel internacional en Reino Unido, y en calidad de aspirantes a sus primas han competido más de 4.000 quesos provenientes de todo el mundo. El queso de Formatges Muntanyola, el más vendido de la compañía, ha sido el que se ha alzado finalmente con el pez gordo, demostrando que quien la sigue la persigue, ya que la quesería lleva compitiendo en este torneo anual desde el 2017.

«Trabajamos por la excelencia», aseguró Anna Prado, responsable de la quesería. «Muchos consumidores desconocen la historia social que hay detrás, y si repiten es por el producto». Una compañía cuya madre precursora es la Fundación Ampans, fundada en 1965 en la comarca del Bages, y la cual actualmente emplea a un millar de personas con discapacidad física, intelectual o con alguna enfermedad mental.

Aunque no fue hasta 2015 cuando la entidad adquirió Formatges Muntanyola, de la mano de sus antiguos propietarios, creando una residencia, recuperando los viñedos, trasladando la fabricación, instalando la quesería, pero, más importante aún, manteniendo las mismas recetas que, por cierto, ya habían resultado ser un éxito comercial y un goce en el paladar. Pero tan grande ha sido su crecimiento desde entonces que actualmente la firma elabora 13 referencias de quesos con cuatro tipos de leche distintas, desde vaca y cabra, hasta oveja y búfala.

¿Pero por qué se dice que este premio reconoce la labor de los queseros con discapacidad? Porque el buen hacer de las recetas de esta marca se debe esencialmente al trabajo y esfuerzo de personas con alguna enfermedad mental o con algún tipo de discapacidad física y/o intelectual; un perfil en el que, por cierto, se acoplan nueve de los doce empleados en la quesería, conformando así el 80 por ciento del total de la plantilla. Un padrón laboral que, dicho sea de paso, tampoco ha dudado en hacer ver su alegría ante este reconocimiento internacional.

Primero, el preferido de Arpín y luego, el del jurado de los World Cheese Awards 2022

El queso de Garrotxa, medalla de oro este año al mejor queso del mundo en 2022, lleva tiempo siendo también el más vendido de la firma. Tanto es así que solo el año pasado confeccionaron 50.000 kilos del producto, tal y como detalló Anna Prado, tras lo cual definió al artículo estrella de la marca como el queso más elaborado de toda Cataluña.

Tal vez sea su fabricación con queso semicurado de leche de cabra lo que tanto convence del Garrotxa que estos queseros con discapacidad dan forma con mucha dedicación; o quizá influya las seis semanas de maduración en el que lo conservan; o puede que sea su sabor único, sencillamente, suave y con una corteza florida, adquirido gracias a las vueltas y tornadas y restregadas que diariamente le infieren al producto durante su elaboración, con el único fin de que se distribuya de forma uniforme.

Calidad, sabor original, crecimiento continuado y trabajo protegido para la plantilla. Tal parece ser el eslogan de esta empresa con queseros con discapacidad entre sus filas, que ahora está de celebración y de enhorabuena por la medalla de oro recibida y el logro alcanzado, escribiendo en su legado una historia social de inclusión, economía progresiva y superación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí