¿Quinta dosis? La vacuna contra la Covid-19 prosigue su historia de nunca acabar

0
Carolina Darias. Foto: I.Infantes.POOL - Europa Press

Mientras Sanidad habla de una ralentización en la curva epidémica de contagios, la AEM insta a empezar con el refuerzo, augurando una quinta dosis para otoño.

La Covid-19 está generando una mayor tasa de enfermedades graves, en paralelo al incremento de transmisión del virus. Así lo ha alertado el ECDC en concordancia con la advertencia de la Agencia Europea de Medicamentos (AEM o EMA, por sus siglas en español e inglés, respectivamente), quienes han pedido recientemente a los gobiernos nacionales de la UE que aceleren la administración de una segunda dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus, al menos a la población mayor de 60 años y a pacientes de alto riesgo.

Bruselas vota por empezar cuanto antes con la cuarta dosis, la segunda de refuerzo

Y es que actualmente la comunidad europea está asistiendo a un «recrudecimiento de las infecciones», coincidiendo con el periodo vacacional, una fecha en la que se multiplican los desplazamientos y, por ende, también los contactos.

Por ello, y en línea con las recomendaciones emitidas por la AEM y del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), la petición ha llegado desde Bruselas, en un comunicado de Stella Kyriakides, comisaria de Salud, instando a continuar además con una quinta dosis en otoño, si es necesario.

«No hay tiempo que perder», advirtió tras difundirse las nuevas recomendaciones de las autoridades sanitarias europeas arriba citadas. Kyriakides, de hecho, ha aprovechado su intervención ante los medios para instar a los ciudadanos «elegibles» a acudir a los centros de vacunación a fin de recibir la nueva dosis, asegurando que «es la manera de protegernos, de proteger a nuestro entorno y a la población vulnerable».

En las mismas, la comisaria de Salud ha recalcado que los sueros anticovid «ofrecen buenos niveles de protección», especialmente contra los casos graves y los ingresos hospitalarios, razón por la cual ha instado «a todos» a vacunarse e inyectarse el refuerzo «lo antes posible», a fin de evitar que el verano siga teniendo manga ancha para disparar los casos positivos.

En el comunicado emitido por los dos organismos, tanto la AEM como el ECDC han afirmado que, «dado que actualmente se está produciendo una nueva oleada en Europa, es importante que las autoridades de salud pública consideren ahora a estos grupos para una segunda dosis de refuerzo. Esta nueva recomendación se produce en un contexto de aumento de las tasas de notificación de COVID-19 y de las tasas de ingresos y ocupación de hospitales y unidades de cuidados intensivos (UCI) en varios países».

En su alegato por la aceleración de la cuarta dosis, el ECDC y la EMA afirman que tanto los vulnerables como las personas mayores de 60 años «siguen teniendo el mayor riesgo de padecer enfermedad grave», agregando al respecto que «los modelos matemáticos sugieren claros beneficios de una segunda dosis de refuerzo para proteger a las personas mayores de 60 años».

En contrapartida a su apoyo, ninguno de los dos organismos se ha mostrado conforme con que se administre la cuarta dosis a trabajadores sanitarios o personas que trabajan en centros de cuidados como residencias de ancianos, argumentando que consideran que «solo ofrece beneficios limitados debido a la escasa y rápidamente decreciente protección contra la infección y la transmisión».

Un rechazo que también han hecho extensible a los menores de 60, por cierto, razonando que «por el momento no hay pruebas epidemiológicas claras» que apoyen la administración de una segunda dosis de refuerzo en dicho colectivo, con la clara excepción de aquellos que presenten vulnerabilidades médicas».

Una quinta dosis que ya despunta para otoño

Para el ECDC y la AEM es mejor comenzar ahora con la administración de la cuarta dosis, siendo no recomendable esperar a que llegue septiembre, fecha prevista para el aterrizaje de las nuevas vacunas adaptadas a la variante ómicron.

«Teniendo en cuenta la situación epidemiológica actual y las previsiones, es importante utilizar las vacunas actualmente disponibles ahora y no esperar a que las vacunas adaptadas a ómicron estén disponibles», sostuvieron en su comunicado, recordando asimismo que dicha dosis en cuestión podría administrarse «al menos cuatro meses después de la anterior, centrándose en las personas que recibieron un refuerzo previo hace más de 6 meses»; por ello, añadieron también que «esto sería especialmente relevante e impactante en los países en los que la oleada de BA.4/5 está comenzando o aún no ha alcanzado su punto máximo».

En su apuesta contra la Covid-19, ambos organismos no han dudado en proponer una quinta dosis en una campaña de vacunación para principios de otoño, matizando eso sí que se administraría a aquellos que ya lleven tiempo vacunados.

«En previsión de la próxima oleada en las temporadas de otoño e invierno, los países deberían planificar el despliegue de nuevas dosis de refuerzo que se administrarán a los grupos de población con riesgo de enfermedad grave (por ejemplo, los mayores de 60 años y las personas médicamente vulnerables) a principios de otoño, siempre que haya transcurrido el tiempo suficiente desde la administración de la dosis de refuerzo anterior, posiblemente combinando campañas de vacunación contra la Covid-19 y la gripe».

Una plausible campaña de vacunación para una posible quinta dosis que tanto el ECDC como la AEM sostienen que habría que incluir, ahora sí, a sanitarios y a trabajadores en residencias, «si las vacunas adaptadas a ómicron muestran una mayor neutralización frente a las nuevas subvariantes, lo que indica una posible mayor protección contra la infección y la transmisión».

Una dosis extra en la que las sociedades científicas discrepan en su momento de administración

Por su parte, en su última actualización sobre la situación de la Covid-19 en España, el Ministerio de Sanidad ha notificado 83.613 nuevos casos de coronavirus, de los cuales 45.194 se han dado en personas mayores de 60 años, siendo que el número de contagiados se ha duplicado en el último mes, pese a que más de la mitad de los españoles ya cuentan con la primera dosis de recuerdo.

Un panorama en el que Carolina Darias, ministra de Sanidad, ha querido ver una ralentización en la curva epidémica de los contagios que se están sucediendo en España.

Durante su visita a Baleares hace unos días, Darias avanzó que la confirmación de esta aseveración está muy sujeta al análisis que reflejen varios informes, si bien ha insistido en la importancia de hacer una llamada a la «cultura del cuidado», animando igualmente a la vacunación a quienes aún no cuentan con la pauta completa.

Y aunque existen asociaciones que piden administrar ahora esta segunda dosis de refuerzo para evitar riesgos entre los más vulnerables, otras abogan por esperar al otoño cuando lleguen las nuevas vacunas que hagan frente a las variantes del Sars-CoV-2.

Es el caso de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), quien sostiene que es mejor no perder tiempo y que hay que evitar riesgos, al tanto que desde la Sociedad Española de Vacunología se reafirman en su postura de que, por distintas razones, es mejor esperar al otoño y a la llegada de las nuevas vacunas adaptadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí