La Comisión Europea ha pedido a España un ajuste de algo más de nueve millones de euros, esto es, el 0,7% del PIB, para cumplir el objetivo de reducir el déficit por debajo del tres por ciento del mismo.

Por otro lado, también sugiere al Gobierno que destine el ahorro que supondrá retirar las ayudas contra la inflación (estimadas por la Comisión en un 0,6% del PIB en 2023). 

«Deberían suprimirse gradualmente, empezando por las menos selectivas, y el correspondiente ahorro debería utilizarse para reducir el déficit público», señala.

Actualmete la previsiones de Bruselas para España apuntan a un crecimiento del gasto primario neto financiado del uno con cuatro por ciento en 2024 por debajo de la tasa de crecimiento recomendada si no se modifican las políticas. De hecho, las elecciones de este año serían una amenaza para esa estimación.

«Teniendo en cuenta consideraciones de sostenibilidad presupuestaria y la necesidad de reducir el déficit por debajo del valor de referencia del 3% del PIB, sería adecuada una mejora del saldo estructural de al menos el 0,7% del PIB para 2024. Para garantizar dicha mejora, el crecimiento del gasto primario neto financiado a nivel nacional en 2024 no debería superar el 2,6%», reza el documento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí