¿Le gustan los churros? Descubra el pintoresco local neocastizo denominado Schotis, situado en la calle Santa Engracia, 55 en Madrid.

La gastronomía en España es muy rica y variada. Una de las tradiciones más habituales de muchos hogares de nuestro país cuando llega el fin de semana es desayunar unos churros con chocolate, especialmente en invierno. Ahora, para adaptarse a las nuevas modas, un local de Madrid ha decidido revisar la versión de este producto.

Schotis, una churrería única

En la calle Santa Engracia número 55, situada en el barrio madrileño de Chamberí, está ubicado el local denominado Schotis. Esta churrería neocastiza, tal y como ellos mismos se identifican a través de sus redes sociales, ha conseguido variar el concepto asociado a los churros.

«Queríamos darle una vuelta al concepto, huir de la fritanga y de la imagen típica que tiene la gente»

Sandra Martínez, una de las socias de Schotis

Desde su apertura, hace muy pocos meses, ha logrado obtener un gran éxito entre el público ya que es frecuente encontrar alguna imagen de sus particulares versiones de este producto en Instagram. Se venden churros y porras de muchos colores y sabores, para la delicia de los asistentes.

Churros de sabores del local neocastizo Schotis
Churros de sabores del local neocastizo Schotis. / © @schotis_club

«Es un producto tradicional bien hecho y lo que variamos aquí pues son algunas formas y los añadidos», explica Martínez. De hecho, cuando accede al local, lo primero que deberá hacer es elegir los denominados ‘fritters’ (churros con forma de lazo, porras, roscas pequeñas, schotis (flor manchega tradicional) o pichis), aquello que se fríe.

Añadidos especiales y establecimiento

Cuando ya haya seleccionado que quiere comer, deberá escoger entre una de las opciones para dar color y sabor añadido al ingrediente principal: coberturas calientes (chocolate negro; caramelo; chocolate blanco; chocolate con leche; choco pink [rosa]; o chocolate blanco con matcha), coberturas frías y toppings sólidos (virutas de fresa o de limón; fideos de colores; o galletas, entre otros).

La estética del establecimiento, marcada por los azulejos blancos, también muestra esa intención de adaptar lo castizo a la actualidad

Por último, también puede acompañar el producto elegido con diferentes bebidas: chocolate caliente español o belga; infusiones; o cafés. Toda su oferta está disponible de manera individual, en packs (desayuno, merienda, especiales) y para llevar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí