Publicidad

FactorEnergía

Un agente de la Unidad del Grupo de Rescate de Montaña (GREIM) de la Guardia Civil de Jaca busca un donante de médula para su hijo de 3 años de edad, ya que padece leucemia linfoblástica aguda tipo B y ha sufrido una recaída.

El niño se encuentra ingresado en Zaragoza y su vida corre peligro. Encontrar un donante supone que éste sea compatible con el paciente. Actualmente ya está con transfusiones de sangre y ha comenzado la quimioterapia a la espera de un donante.

«Ser donante de médula es muy simple» recuerdan los padres del chaval, y por ello, han iniciado una campaña para los demás pacientes que como su hijo, esperan una.

«Tan solo con un pinchazo se pueden salvar muchas vidas y estar en la base de datos de donantes en España ayudaría a encontrar receptores compatibles» añaden.

Si se desea donar pueden encontrar toda la información en la web de la Fundación Carreras.

El padre, cuyo trabajo es salvar vidas de personas que se encuentran en peligro de muerte pide encarecidamente una médula para su hijo.

Publicidad

GrupoSifu - Seguros de ti - Seguros para particulares

¿Quiénes pueden ser donantes de médula ósea?

La red BMDW (Red Internacional Bone Marrow Donors Worldwide) agrupa 83 registros internacionales de donantes, repartidos en 60 países. Todos esos registros, dirigidos por centros especializados en la materia, coinciden al afirmar que los hermanos son los mejores donantes dentro del grupo familiar, de cara a aquellos pacientes que necesitan una donación de células progenitoras de la sangre, acción más comúnmente conocida como donación de médula ósea.

Debido a que acumulan más características hereditarias compatibles en el HLA, es decir, en el sistema mayor de histocompatibilidad humano. A pesar de ello, la gran mayoría de pacientes que requieren de este donativo terapéutico no tienen la posibilidad de encontrar un donante familiar compatible; el índice de afortunados, en este sentido, oscila entre un 25 y un 30 por ciento, según la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia. 

Por tanto, es importante la participación de donantes de médula ósea no emparentados, aquellas personas voluntarias e inscritas en el registro de algún centro especializado.

¿Cómo se realiza la donación?

Donar la médula ósea no es complicado y aunque implica una intervención de quirófano y una dosis de anestesia epidural o general, no precisa de mucho tiempo, ya que requiere de una compatibilidad entre el donante y el receptor.

El médico lo realiza en un centro especializado (no en una clínica u hospital) extrae una pequeña cantidad de sangre medular de la parte posterior del hueso de la cadera. Expliquémosla paso a paso:

Las dos formas por las cuales se puede extraer médula ósea o células madre hematopoyéticas del donante son: la aféresis; un tipo de donación en la que se extrae de forma selectiva las células madre que circulan en la sangre tras la administración del medicamento que las ha sacado del interior de los huesos.

Es selectiva, porque sólo se escoge las células madre circulantes y luego se devuelve el resto de la sangre al interior de las venas del donante, introduciéndola por una vía conectada en el otro brazo.

Se trata de un proceso en el que las células madre son separadas a través de una máquina que centrifuga la sangre y a la que el donante permanece conectado, gracias a un equipo completamente que no se puede reciclar y, por tanto, tiene un solo uso.

Por otro lado, cabe aclarar que al hablar de donación de médula ósea se está haciendo referencia a una pequeña intervención, a través de la cual se obtiene de una persona células madre de sangre periférica, a la que también se le administran unas sustancias denominadas «factores de crecimiento hematopoyético», recibidas en cuatro o cinco inyecciones subcutáneas, un día por cada inyección. Estas inyecciones se repiten en ambos procesos de donación.

Por otro lado la punción de las crestas ilíacas supone la segunda manera de donación de médula espinal. Dicha sustancia dosificada es un medicamento que en realidad hace que las células madre que hay en la médula ósea pasen a la sangre. Cuando tales células se encuentran en el riego sanguíneo, se puede proceder, sólo entonces, a hacer la donación en sí de la médula ósea, siguiendo el mismo y sencillo proceso de donación de sangre, por lo que la donación en sí no requiere anestesia.

Las células madre se encuentran únicamente en el interior de los huesos (y en el cordón umbilical) de ahí la importancia de administrar este medicamento llamado factor de crecimiento hematopoyético; a fin de que las células bajen a la sangre y, desde ahí, poder recogerlas.

Es interesante saber, además, que los médicos procuran que se realice en el hospital especializado que más cerca esté del domicilio del donante (si es posible), ya que donar la médula ósea es contribuir también a que avance la investigación sobre ciertas hemopatías como la leucemia o los linfomas.

¿Cuáles son los riesgos de este tipo de donación?

El riesgo de la donación de la médula ósea empieza y termina en la primera etapa del proceso con la administración de la anestesia. La posterior extracción de sangre mediante pinchazo y aguja está libre de peligro, por norma general.

Publicidad

CEDDD - Psicologia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí