En la medida en que el varón envejece, las relaciones sexuales son distintas, pero pueden seguir siendo igual de satisfactorias. Muchas personas mayores continúan disfrutando de su intimidad hasta los 80 años e incluso más.

Además de proporcionarte placer, mantener una vida sexual sana resulta beneficioso para otros aspectos de la vida, entre ellos, la salud física y la autoestima.

¿Qué cambia a medida que ellos envejecen?

A medida que los hombres envejecen, los niveles de testosterona disminuyen y se producen alteraciones en la función sexual. Estos cambios fisiológicos pueden ser diversos:

  • La necesidad de una mayor estimulación para lograr las erecciones y el orgasmo, y mantenerlos. Orgasmos más cortos. Menos fuerza en la eyaculación y menos cantidad de semen y también necesidad de una mayor cantidad de tiempo para lograr otra erección después de eyacular.

Ante esta situación es posible que sientas ansiedad, pero debes tener presente que esto no tiene por qué ser el final de tu vida sexual. Saber adaptarse a los cambios de tu cuerpo te permitirá mantener relaciones saludables y placenteras. Por ejemplo, es posible que necesites ajustar tu rutina sexual para incorporar más estimulación y, de este modo, lograr mayores niveles de excitación.

Problemas salud y relaciones sexuales 

La salud puede tener un impacto importante en esta parcela de tu vida. Algunas enfermedades crónicas, como la enfermedad cardíaca o la artritis, dificultan los encuentros sexuales.

Determinadas cirugías y muchos fármacos, como los medicamentos para la presión arterial, los antihistamínicos, los antidepresivos y los medicamentos antiácidos, pueden propiciar disfunción eréctil.

Por ejemplo, si te preocupa tener relaciones sexuales después de haber sufrido un infarto, consúltalo con tu con el médico. Si el dolor de la artritis es un problema, prueba con diferentes posiciones sexuales, o trata de usar calor para aliviar el dolor articular.

Mantente positivo y céntrate en maneras de llevar tu sexualidad e intimidad de tal forma que resulten placenteras, pero nunca te des por vencido. Tu pareja y tú podéis encontraréis la manera de adaptaros a las nuevas necesidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí