Sí, el Pilates y los hipopresivos también son aptos para mayores

0

Publicidad

FactorEnergía

Si el ejercicio físico resulta fundamental para mantenerse saludable, el Pilates y los hipopresivos favorecen una buena calidad de vida de las personas mayores.

Nada como el ejercicio físico para mantenerse saludable y activo, tenga uno 20, 40 o 70 años. De hecho, es un plus de estabilidad sanitaria para las personas mayores, al ser un colectivo demasiado expuesto a la tentación y al riesgo de acabar llevando una vida sedentaria.

En ese sentido, el impacto del Pilates y los hipopresivos se convierte en una apuesta segura por la mejoría de la calidad de vida de este grupo de personas con edad avanzada. ¿Razón? Porque ahuyenta los problemas de inmovilización y, por consiguiente, evita los inherentes a la dependencia.

¿Pueden los mayores realizar Pilates y practicar hipopresivos?

La respuesta es sí, rotundamente. Con la ayuda de un fisioterapeuta especializado en la materia de los ejercicios terapéuticos, eso sí. Bajo la guía de este especialista, hasta los pacientes con movilidad reducida pueden realizar una gran variedad de ejercicios, y lo mismo reza para aquellas personas con otras patologías diferentes.

Y recalcamos que los pilates e hipopresivos deben hacerse bajo supervisión profesional, porque son los fisioterapeutas quienes tienen los conocimientos suficientes y necesarios para adaptar ambos tipos de ejercicios físicos a la situación sanitaria de cada paciente, según las capacidades que cada persona demuestre poseer en particular.

Así, al hablar de pilates e hipopresivos hecho y pensado para las personas mayores, estamos aludiendo a ejercicios físicos combinados que varían según su tipología, desde tablas de ejercicios sencillos en sedestación o bipedestación, hasta otra batería de ejercicios clasificados, y cuyos beneficios son realmente numerosos.

Publicidad

GrupoSifu - Seguros de ti - Seguros para particulares

Pilates e hipopresivos: ¿qué son y en qué se diferencian ambas actividades físicas?

Mientras que el Pilates se presenta como un ejercicio físico cuya disciplina se basa en el control del cuerpo y de la respiración, incitando a contraer el músculo transverso del abdomen a través siempre de unos principios posturales y mediante una forma de respirar concreta, consiguiendo así una activación y fortalecimiento de la faja abdominal, los ejercicios hipopresivos se basan en la realización de una técnica global.

Se trata en suma de una pericia aprendida, fundamentada en la realización de ejercicios posturales y respiratorios, asociados eso sí a una disminución de la presión intrabdominal.

Ahora bien; si de enumerar los beneficios que ambas actividades generan en las personas mayores se trata, cabe señalar por un lado lo más característico de los ejercicios hipopresivos, desde el control postural, que juega un papel fundamental en esta técnica física, hasta la práctica de apneas cortas, es decir, la realización de pausas respiratorias, mientras uno realiza una apertura costal.

En su lote de beneficios tampoco se puede obviar la mejora de la postura, el favorecimiento de la función sexual, la prosperidad de la capacidad pulmonar y del control de la respiración; e igualmente no se debe dejar de señalar el aumento del tono de la musculatura abdomino-perineal, lo que a su vez ayuda a prevenir la aparición de todo tipo de hernias, así como a reducir o prevenir los síntomas de incontinencia, inconvenientes propios de la edad.

El pilates para mayores, por su parte, tampoco se queda atrás en la lista de ventajas, ciertamente. Empezando por la mejora de la capacidad pulmonar a la que estimula, y pasando después por el aprendizaje del control de la respiración y el fortalecimiento muscular global y su consiguiente disminución de la osteoporosis. Amén, por supuesto, de la mejora de la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación.

¿Por qué apostar por el Pilates y los hipopresivos?

Porque ambos métodos son ejercicios que cosechan una importante lista de beneficios, como ya hemos visto arriba, compartiendo algunos de la lista y aventajando cada uno en su terreno específico y exclusivo.

Así, la creencia de que las personas mayores no puede beneficiarse del Pilates e hipopresivos es falsa, definitivamente; por lo que los argumentos que se apuntalan en la dificultad que exige, y a que es una tarea abierta únicamente a la elasticidad y vigor de los jóvenes, no es más que la presentación de un prejuicio y pensamiento obsoleto que se puede rebatir fácilmente.

En cualquier caso, las dos tipologías de vitalidad física Son óptimas para las personas mayores, eso es un hecho, lo que podrán comprobar enseguida al tiempo de empezar y de cumplir con los ejercicios mandados, seleccionados exprofeso tras someterse a la estimación previa de un fisioterapeuta u otro especialista similar.

Una valoración que, dicho sea de paso, será individual y estará personalizada, regida a la recomendación de qué tipo de ejercicio se adapta mejor a las capacidades de cada uno y, por consiguiente, cuál le conviene realizar; siempre todo ello a la vista de sus necesidades y estado de salud, por supuesto.

Publicidad

CEDDD - Psicologia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí