#SignalforHelp consiste en hacer una señal de socorro ante la violencia de género (VG) con la que las víctimas pueden ser detectadas y ayudadas. Se trata de una campaña que se lanzó durante el confinamiento.

Todo empezó durante los meses de aislamiento por la COVID-19. Un periodo de tiempo el que hicimos uso de las videollamadas para mantener el contacto con familiares y amigos.

Si para todos resultó difícil quedarnos encerrados en nuestra casa, aún lo fue más para aquellas personas que estaban conviviendo con sus agresores y no podían escapar de la situación.

Entonces la Canadian Women’s Foundation encontró en este modo de comunicación una brecha, un hueco por donde aquellas víctimas de VG pudieran pedir ayuda sin despertar las alarmas.

¿Qué es lo que hay que hacer?

Para que otros sepan que existe una situación límite, el gesto que se debe hacer consiste en mostrar la mano abierta, plegar el pulgar hacia el interior y cubrirlo con los otros cuatro dedos.

Mano cerrada . Cartel de la campaña SignalforHelp
Cartel de la campaña SignalforHelp. Foto: canadianwomen.org

Aunque empezó a emplearse durante el aislamiento domiciliario el éxito de esta fórmula de SOS silencioso ha traspasado los peores meses de la pandemia.

Este hecho lo corroboran los casos recientes en los que, gracias a la misma, se ha conseguido poner a salvo a dos mujeres.

Una señal sencilla y muy efectiva para notificar estos escenarios sin recurrir a la voz.

Pero como últimamente ha cobrado mucha notoriedad, lo más prudente es asegurarse de que el maltratador no esté mirando, pues puede reconocer el gesto y reaccionar con agresividad.

#Signal For Help y las redes sociales

La iniciativa ha cosechado tal éxito que ha llegado a las redes sociales y allí, por su puesto, se ha hecho viral.

Especialmente, a partir del llamativo caso de una adolescente estadounidense de 16 años que hizo la ya «famosa señal» al conductor que circulaba detrás y este, tras haberla visto antes en TikTok no vaciló en avisar a las autoridades.

Hace unos días se produjo un suceso similar en la sala de espera de un centro de salud barcelonés. Una mujer que estaba allí con su pareja mostró el código a una trabajadora y esta dio la voz de alarma. Tras acudir a las instalaciones y tomar declaración a ambos, los Mossos d’Esquadra arrestaron al hombre por presuntos malos tratos.

La campaña #SignalforHelp se ofrece como una nueva herramienta para los sobrevivientes, un salvavidas.

Pero, además les enseña a las personas que desean ayudar cómo hacerlo de una manera que proteja la seguridad y la persona que pide auxilio. 

«Ahora más que nunca, tenemos que estar atentos y cuidarnos unos a otros», insisten.

Como apuntan desde la Women’s Funding Network se trata de ayudar a sacar de las sombras la violencia de género

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí