Soy una madre de una dependiente Grado III con discapacidad del 65%

0

Me llamo Leticia Lanza y soy madre de Claudia, de 17 años, dependiente Grado III y con una discapacidad del 65% derivada de una EERR sin diagnosticar.

Os paso a relatar nuestra experiencia en el traslado del expediente de dependencia de Claudia. 

En agosto de 2018, y debido a las necesidades de Claudia, nos mudamos de Guadalajara a Toledo.

En el mes de septiembre solicitamos por escrito al Servicio de Prestaciones y Dependencia de la Dirección Provincial de Bienestar Social de Guadalajara el traslado del expediente de dependencia a Toledo.

En octubre, recibimos notificación del Jefe de Servicio de Atención a la Dependencia de Guadalajara dándonos un plazo de 10 días para aportar certificado de empadronamiento y DNI de Claudia para poder iniciar la tramitación.

Aportamos el certificado de empadronamiento pero al tener Claudia 12 años aún no tenía DNI. Por dicha razón contacto telefónicamente con ellos para indicarles que al, no ser obligatorio el DNI hasta los 14 años y Claudia carecer de él, no es posible aportar dicho documento. En esa llamada me informan de que en Toledo no se paga la prestación por dependencia si se carece de DNI, con independencia de que se haya alcanzado o no la edad obligatoria para tenerlo.

Así que, paralelamente, iniciamos todos los trámites para solicitar el DNI de Claudia. No lo obtuvo hasta finales de noviembre 2018.

A finales de octubre de 2018 recibimos la notificación del Director Provincial de Bienestar Social de Guadalajara, procediendo al traslado del expediente de dependencia a la provincia de Toledo.

Lo más llamativo de esta resolución es que, aunque el traslado es de una provincia a otra de una misma comunidad, en su fundamento de derecho segundo dice que «en el cambio de residencia la Comunidad Autónoma de destino determinará, en función de su red y servicios y prestaciones, los que correspondan a la persona en situación de dependencia»

Esto supone entonces que a Claudia la van a valorar de nuevo y tendremos que pasar por todo el proceso, cuando la última valoración tuvo lugar en 2016 y sobretodo, cuando no nos trasladamos de Comunidad Autónoma..

Por otro lado, y como consecuencia de ello, a 1 de diciembre de 2018 Claudia deja de percibir la prestación para cuidados en el ámbito familiar. 

A principios de marzo de 2019 se nos notifica resolución reconociendo a Claudia exactamente la misma prestación que tenía reconocida con anterioridad al traslado y se establecen unos atrasos por importe de 1.162,92 € por lo no percibido de diciembre de 2018 a febrero de 2019.

No es hasta el mes de abril cuando recibimos el pago, ya acumulado, de la prestación correspondiente a los meses de diciembre 2018, enero, febrero y marzo 2019. No sin antes tener que volver a cumplimentar el documento sepa para poder recibir los pagos porque en el traslado físico y digital del expediente ese documento se ha extraviado. Cuatro meses sin recibir la presentación se hacen muy largos porque los cuidados no se quedan en stand by durante ese tiempo.

Hasta aquí, lo que fue el traslado en sí mismo. Después he tenido que continuar haciendo escrito y trámites por errores en las fechas de revisión o en la transcripción de la cantidad económica que corresponde a su grado III.

A día de hoy me sigue indignando que nos obligaran a hacer a Claudia el DNI sin ser obligatorio, que llevaran a cabo el trámite como cambio de CCAA cuando no era así, que se suspendiera durante 4 meses el pago de la prestación. Todo ello en pleno proceso de adaptación a nueva ciudad, a una nueva casa, a un nuevo colegio, a un nuevo entorno.

Yo soy licenciada en Derecho y he trabajado algunos años en el ámbito jurídico por lo que estoy acostumbrada a realizar trámites con la Administración y me puedo manejar con relativa soltura, y, aún así, recuerdo la experiencia con amargura. Para quien no tenga ese conocimiento o experiencia el trámite por el pasamos nosotros puede ser una auténtica tortura. El infierno burocrático al que nos obliga la Administración en la discapacidad y la dependencia es demencial.

Gracias por contactar conmigo y encantada de compartir la experiencia.

Un saludo 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí