¡Súmese a la ola de la vejez para reescribir su significado!

0

Si la vejez es un proceso fisiológico común a todos los seres humanos, no es igual de inclusivo e igualitario su definición en el diccionario de la RAE.

La vejez es una etapa por la que toda persona viva pasa, tarde o temprano, afrontando en el periodo cambios físicos, psicológicos y sociales.

¿Qué es el envejecimiento?

Hoy en día las personas viven más tiempo que antes; es más, no hay país que no haya experimentado el crecimiento de longevidad entre sus residentes. Tanto es así que la mayor parte de las sociedades regionales del mundo tienen una esperanza de vida igual o superior a los 60 años, un incremento que además va parejo tanto a la cantidad como a la proporción de personas mayores en la población.

Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada seis personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2030, generando un aumento de 1000 millones en 2020 a 1400 millones entre el grupo de población de 60 años o más. Y al futurizar un poco más, hasta el 2050, la OMS asegura que el colectivo de esa franja de edad se habrá duplicado a nivel mundial, situándose en 2100 millones.

La ONU prevé asimismo que entre 2020 y 2050 el número de personas de 80 años o más se triplique hasta alcanzar los 426 millones en todo el planeta.

A este cambio de la población hacia edades más avanzadas se lo conoce como envejecimiento, aunque la vejez en sí es un conocido tan antiguo como la propia humanidad.

Ciñéndonos estrictamente a un punto de vista meramente biológico, la vejez es envejecimiento, el resultado de una gran variedad de daños moleculares y celulares que el cuerpo ha ido acumulando a lo largo del tiempo, derivando a la persona hacia un descenso gradual de sus capacidades físicas y mentales, exponiéndola así a un mayor riesgo de enfermedades sintomáticas que, en última instancia, concluyen a las puertas de la muerte.

Un parámetro obsoleto

Los cambios no son lineales, sin embargo, y tampoco se presentan de manera uniforme para todas las personas; de hecho, su vinculación con los años de vida de una persona es más bien relativa, apreciándose en esta fase vital una enorme diversidad que, lejos de parecer fruto del azar, se origina a raíz del mantenimiento y salud experimentado en los años anteriores, durante la niñez, la juventud y la madurez.

Por todo ello es justo decir que la vejez va más allá de los cambios biológicos; no en vano esta etapa está estrechamente vinculada a otras transiciones vitales de una persona en la sociedad, como la jubilación, el traslado a viviendas más apropiadas a sus condiciones físicas, por no hablar del fallecimiento de conocidos, amigos y parejas.

Definición de vejez
Definición de vejez. Foto: RAE©

Todo ello son definiciones a los que la Academia limita el significado de la palabra en disputa.

Porque las palabras importan

Conscientes de esta faceta diversa de la vejez, la Fundación Amigos de los Mayores ha lanzado una campaña social para reescribir la vejez o, mejor dicho, para pedir a la Real Academia Española, máxima institución de la lengua castellana de Cervantes y de los países hispanohablantes, que cambie y actualice la definición de “vejez” que figura en su diccionario. ¡Súmese!

Una actual definición de la vejez que «discrimina a más de 9 millones de personas en España», según este grupo reivindicativo, apartando del matiz de dicho vocablo a todos aquellos individuos «mayores de 65 años».

De ahí la llamada de atención, la invitación a sumarse, la oferta de firmar y de unirse a la petición de la asociación. ¿El objetivo? «Que la RAE modifique esta definición discriminatoria».

Porque las palabras son fundamentales a la hora de entender la realidad, pero también para conformar a la sociedad y a la mentalidad de una época. Persiste actualmente una visión peyorativa de la vejez, fomentando en muchos casos que esta etapa se desmerite y no se llegue a apreciar tal y como es; las acepciones sobre la palabra vejez invita, encima, a que las personas mayores opten en su mayoría por esconder su vejez.

Una conducta de reticencia y miedo que entristece pero que no extraña, si se tiene en cuenta que la edad es la tercera causa de discriminación en la sociedad, una práctica bastante instaurada que define también al edadismo, la discriminación por edad. La vejez, como se entiende lingüísticamente hoy en día, tiene raíces en el pasado y en la visión antigua de los mayores, echa lazo sobre una sociedad más desarrollada y, por ende, simboliza al final «el principal motivo por el cual la mayoría de las personas mayores se sienten excluidas y son invisibilizadas».

Hablamos de un fenómeno que, en fin, de cuentas, «contribuye a crear miedo y preocupación ante el simple y natural hecho de envejecer».

De ahí que esta fundación haya decidido reaccionar y actuar, finalmente, y ahora busque cambiar con esta campaña «la forma en la que se percibe a las personas mayores», ya que día a día se suceden muestras y ejemplos que contradicen la definición de la RAE sobre la vejez, afectando a padres, tíos y abuelos.

«No queremos una sociedad construida sobre esta percepción discriminatoria e injusta», afirman en su manifiesto.

Con más de 1168 personas que ya han firmado, la iniciativa promete llegar muy lejos. ¿Y usted? ¿Le gustaría formar parte del cambio? Solo tiene que aportar su nombre y apellidos, su número de teléfono y dirección de correo, el número de su documento de identidad y el cumplimiento de este formulario de participación. ¡Firme para que la RAE cambie la definición de vejez!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí