Sus oídos y su salud son lo primero

0

Publicidad

FactorEnergía

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 50% de adolescentes y jóvenes está en riesgo de perder audición por sobreexposición de sus oídos al ruido intenso.

Desde que vivimos la actual pandemia es indiscutible que se ha incrementado el uso de auriculares o reproductores de audio y otros dispositivos electrónicos (como el teléfono móvil y/o tablets) debido al teletrabajo, a las clases online y al aumento de horas dedicadas a videojuegos o conversaciones online con amigos y familiares.

De modo que debemos cuidar más que nunca de nuestros oídos y, ante los primeros indicios de pérdida de audición, actuar en consecuencia.

Por ejemplo, hay que acudir a un especialista si observamos cierta dificultad para comprender las palabras en lugares ruidosos; en ambientes reverberantes como una iglesia, cuando hablan varias personas a la vez, o tenemos dificultad para localizar de dónde provienen los sonidos.

Uno de los síntomas más evidentes es un ruido persistente en uno o en los dos oídos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 50% de adolescentes y jóvenes está en riesgo de perder audición por sobreexposición de sus oídos al ruido intenso.
Mujer con megáfono. Foto©Pixabay

También pueden producirse crisis de vértigo, mareos, dolor de oído, supuración o salida de sangre.

Publicidad

GrupoSifu - Seguros de ti - Seguros para particulares

Ante estos casos de pérdida auditiva de inicio súbito se debe consultar de forma urgente con un otorrino; o con los servicios de urgencias en menos de 24 horas.

Según datos de la OMS, se estima que 360 millones de personas sufren pérdida auditiva discapacitante en todo el mundo y la mitad de los casos se podrían evitar con las medidas preventivas adecuadas.

Entre las causas más frecuentes de hipoacusia se encuentran: factores genéticos, complicaciones en el embarazo y parto, enfermedades infecciosas, infecciones crónicas en el oído, el uso de determinados medicamentos, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento.

Diez consejos para mimar tus oídos

Para proteger la audición, la Comisión de Audiología de la SEORL-CCC ha elaborado un Decálogo de Cuidados del Oído:

  1. Usar protectores auditivos en caso de exposición continua al ruido
  2. Cuidados ante el ruido: se recomienda alejarse de las fuentes de ruido, disminuir. Oír música a más de 110 decibelios puede provocar pérdida auditiva precoz.
  3. Acudir al especialista: los otorrinolaringólogos recomiendan consultar en caso de inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos o secreción de oído. Por otra parte, es recomendable consultar en cuanto se note pérdida auditiva, aunque mínima.
  4. Revisiones periódicas: Es recomendable acudir a revisión de manera periódica, al menos una vez al año, si existen factores de riesgo (antecedentes familiares, exposición a ambientes ruidosos) y a partir de los 50 años, para realizar una prueba de audición.
  5. No introducir objetos o sustancias extrañas en los oídos: se deben utilizar sólo productos indicados para el oído y siempre bajo consejo médico.
  6. Recomendaciones para limpieza de oído: los expertos aconsejan limpiar solo la parte más externa del oído con una toalla o gasa.
  7. No automedicarse: El uso indiscriminado de medicamentos, tanto gotas en los oídos como la toma de antibióticos, puede ser tóxico para el oído interno.
  8. Recomendaciones durante el baño: el agua del mar, pantanos o piscinas puede estar contaminada. Será el especialista, valorando cada caso de forma individual, el que recomiende el uso o el no uso de tapones durante el baño.
  9. Evitar los golpes: hay que prestar especial cuidado a los deportes de contacto que pueden provocar traumatismos en la zona del oído.
  10. Tratar de manera adecuada las otitis en los niños. En caso de sospecha de pérdida auditiva en un niño se aconseja acudir al especialista, ya que aun en ausencia de dolor, fiebre o secreciones en los oídos, puede existir una otitis, que de no ser tratada de forma adecuada puede producir hipoacusia (o sordera parcial) a medio o largo plazo.

La pérdida parcial de audición es el tercer problema crónico más habitual en las personas mayores

Persona mayor con audiólogo. Foto:©Pexells

El 20% de las personas que supera la barrera de los 65 años debería acudir a un especialista en audiología, «y no lo hace por complejo y vergüenza», aseguran desde la Fundación Pedro Salesa Cabo.

Las pérdidas auditivas no son un problema grave si se tratan a tiempo. Cuanto más tarde, su recuperación será peor.

La audición puede compararse a un músculo: si dejas de estimularlo se vuelve flácido. Con el oído sucede lo mismo, si no se “ejercita” dejará de funcionar correctamente.

Publicidad

CEDDD - Psicologia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí