La Tarjeta Dorada es el modo de Renfe de romper el sedentarismo, promover la movilidad y el ocio de las personas mayores, con discapacidad y/o dependencia.

Tarjeta Dorada: un compromiso de movilidad

El transporte público moviliza a todos a salir, quedar, encontrarse e incluso viajar. Las personas con discapacidad tienen, de hecho, unas cuantas ventajas en este sentido, ya que pueden disfrutar de algunos descuentos especiales al usar el autobús, el tren y el metro. Es el caso de la tarjeta dorada de Renfe. Reducciones, acompañantes, desplazamientos interurbanos y nacionales… Renfe da jaque mate con esta papeleta de movilidad a la tendencia de la discapacidad a quedarse en casa, apuesta por un ocio comprensivo e inclusivo.

¿Qué es la tarjeta dorada?

La tarjeta dorada es un bono ofertado por la compañía de trenes Renfe, operadora ferroviaria de España, que ofrece a todo el territorio nacional ventajas de diferentes clases: económicas y de selección de plazas.

Se trata de un bono de desplazamiento y movilidad, incluida dentro de las ayudas legales que pueden disfrutar las personas con discapacidad a través de sus servicios. Tiene un coste total de 6 euros. Su periodo de validez es de un año, por lo que hay que renovarlo puntual y anualmente.

Es un bono intransferible, válido solo para el usuario y su acompañante (si tiene la tarjeta con acompañante) por lo que cualquier pérdida o robo debe comunicarse enseguida a la compañía Renfe, para un duplicado que dejará inactiva la otra tarjeta robada o perdida.

Igual que ocurre con cualquier billete, los tiques comprados con la tarjeta dorada se pueden anular o cambiar, un cambio o anulación sujeto a gastos sobre el precio del pasaje (si corresponde). Por supuesto, una cancelación o cambio de horario o destino o tiempo de billete del usuario implican el mismo cambio de horario o destino o tiempo en el billete del acompañante. ¿Y al revés? No.

El billete del acompañante puede anularse de forma independiente, por lo que el titular de la tarjeta dorada puede conservar el billete activo, si aún desea viajar. En esta sección se puede consultar toda la información sobre la normativa de descuentos y anulaciones.

¿A quién va dirigida?

La tarjeta dorada es una ayuda de movilidad, pensada para beneficiar a los mayores de 60 años, a los pensionistas de la Seguridad Social mayores de 18 en situación de incapacidad total y permanente con gran invalidez física o psíquica, a los militares retirados en situación de incapacidad permanente, y a personas con una discapacidad igual o superior al 33%.

Aunque en la tarjeta dorada aparecen los datos personales, el usuario debe llevar consigo y en todo momento que viaje en Renfe, el billete comprado y también su documento de identificación. Sin todo ello, no podrá beneficiarse del descuento correspondiente.

¿Cuáles son sus condiciones y ventajas?

Gracias a sus beneficios, los usuarios de este bono tienen la posibilidad de elegir asiento, si quieren, al contar ya los trenes con plazas reservadas y pensadas específicamente para ellos. Si su discapacidad es igual o superior al 65%, además, pueden solicitar una tarjeta dorada con acompañante, para que éstos también puedan participar en sus beneficios.

A todos estos puntos a favor se suma además la ventaja económica, que consiste en un descuento en el precio de los billetes de la Renfe. Cabe señalar que el porcentaje de reducción varía según el tipo de tren, la distancia y el horario.

Así, en los trayectos de cercanías la tarifa de descuento es del 40%, no importa el día ni el destino elegido, y lo mismo reza para los viajes catalogados de «media distancia», aquellos que se desplazan dentro de la misma ciudad, a los que se les hace también una reducción del 40%.

En cuanto a los viajes en AVE de larga distancia, el porcentaje de reducción varía según qué día del calendario. Martes, miércoles, jueves y sábado, 40% de descuento. Viernes, domingo y lunes, 25% de descuento. En los trenes Avant, el porcentaje de reducción varía también según si el día elegido para viajar es un día de entresemana o si corresponde al fin de semana. De lunes a viernes es un 25% de descuento; durante el fin de semana aumenta al 40%.

¿Cómo y dónde se puede solicitar?

 Para solicitarlo, basta con dirigirse a las taquillas de las estaciones de Renfe, cualquiera de ellas, a las Agencias de Viajes Presenciales, o a la Oficina de Ventas de Ceuta, y presentar en ventanilla la siguiente documentación:

–             Documento de identidad (DNI, NIE o pasaporte) para aquellos mayores de 60 sin ninguna discapacidad o invalidez.

–             Tarjeta de discapacidad expedida por un organismo oficial (en caso de tener una discapacidad mayor al 33%).

–             Certificado de incapacidad del militar retirado (si es el caso).

–             Documento que respalde y acredite la condición de pensionista por Incapacidad física o psíquica Permanente, Total, Absoluta o de gran invalidez (en caso de ser pensionistas mayores de 18 años).

¿Discapacidad? Sin excusas. ¡A tomar el aire!

Se viaje con frecuencia o de manera puntual, la tarjeta dorada resulta un abono perfecto de comodidad, descuento, facilidad, eficiencia y accesibilidad.

Un señuelo para salir de casa, desplazarse, quedar con gente, viajar, conocer sitios, hacer ocio de diferentes formas, etc, y todo ello con seguridad y adaptación, y sin ningún problema por tener discapacidad.

El servicio de asistencia a viajeros con discapacidad, Atendo, se ocupa de que sea así, garantizando una atención de movilidad para acceder al tren y llegar al asiento sin líos ni pérdida.

Y quien dice discapacidad, recalcamos, dice también personas mayores de 60 años, pensionistas de la Seguridad Social mayores de 18 en situación de incapacidad total y permanente con gran invalidez física o psíquica, y a militares retirados en situación de incapacidad permanente. La tarjeta Dorada es, para todos ellos, un bonus inclusivo a la movilidad urbana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí