Belén Chanes, Olga Goded y Carmen Soler brillan para ser todas las mujeres posible y más que caben en una sola mujer : son formidables e irresistibles, dubitativas y firmes, enormes y pequeñitas, resueltas y rigurosas.

No hay trino que les valga, ni gorgorito que acepten. Saben que no son verdad. Siguen el tiempo, los tiempos que les marcan, mientras intentan sacudírselos de encima entre jadeos de rabia contenida y suspiros de ira inquieta – que revelan frustraciones y anhelos.

En «Azul, y me dejo caer…» Carmen Soler ha escrito un brillante collage sobre el complejo y largo camino que se recorre durante un día cualquiera, tan solo un insignificante día en la vida, de tres Mrs. Dalloway del confortable, banal y artificial Primer Mundo aquí, en siglo XXI. 

Soler se ha zambullido en el rio subterránea de la conciencia para escribir, con sensibilidad, personalidad y percepción —dejando que cada escena respire y destaque con precisión mediante la incorporación de la técnica y tratamiento adecuados— sobre la compleja e inocua carrera de minucias e irrelevancias que ocultan, artificiosas, todas las pulsiones, ecos y latidos que desacompasan diapasones y cronómetros para revelar todas las carencias y vacíos, todos los apegos e inclinaciones, todas las oscuridades y luminosidades que ahí siguen, radiantes y peligrosas, bajo la piel con la que se convencieron de haberlas ocultado, sin darse cuenta de la irresistible seducción del azul que parpadea bajo sus miradas, bajo las nuestras.  

El Umbral de Primavera, consultar cartelera 

Ficha artística

Elenco: Belén Chanes, Olga Goded y Carmen Soler
Autoría y dirección: Carmen Soler
Escenografía: Silvia de Marta
Sonido e iluminación: Félix Gontán
Vestuario: Ana Llena e Irene Sánchez
Asesoría de movimiento: Daniel Abreu
Diseño de cartel: José Gonçalo País
Ayudante de dirección: Lucía Laguna
Producción: La Brecha Teatro, en colaboración con Surca Teatro y Esto se hace.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí