Belén Marco se adentra en territorio prohibido: prohibido por inestable, prohibido por incoherente, prohibido por frágil, prohibido por abundante, prohibido por generoso, prohibido por exigente.

Belén Marco viaja a ese lugar – entre la boîte, el cuarto de juegos y la casa de muñecas –  que irrumpe, inesperado, sediento y anhelante, las tardes de Nochebuena, en esos momentos en que parece que alguien ha apretado el botón de “pause” y no queda otra que cerrar los ojos como platos y mirar, mirando y mirando, mirarse.

Mientras, en ese lugar en el que el silencio es ajeno, suena un rumor reconocido y reconocible, como si alguien golpease los parches desgastados de un viejo tambor para, así, continuar invocando esa letanía de culpas y remordimientos, de decepciones y desilusiones, de cajones y desastres.

Y en ese lugar, engañosamente acogedor, aparece Andrea Constancio como una Rafita que prefiere ser Rafaela. 

Absorta y obsesiva, frágil e imaginada, temblorosa y alerta, se acomoda y crea una Misa del Gallo a medida a la que invita a un reno que no es Rodolfo, que es una Pilar Chazarra, visceral, zascandil y deslenguada e invita a un Papá Noel, que no viene del Polo Norte pero va para Getafe y es un Fernando Reyes que canta canciones afiladas y lúcidas como un Leonard Cohen en pijama y gruñe como quien roe o quien duerme.

Y, así, con Belén Marco oficiando desde las bambalinas, dan comienzo las Navidades en julio con una fiesta vodevilesca y melancólica, en la que Reyes y Chazarra se portan como Tom y Jerry, en la que hubo un gato que estaba triste y azul, en la que los recuerdos se vuelven refugio, el humor, trinchera y la indiferencia, abrigo.

Y las Navidades de Rafaela se van volviendo azules como los gatos tristes, el ruido demoledor se va apagando hasta un hacerse un silbido, y Papá Noel y el Reno se disuelven como lágrimas en la lluvia y no queda en el escenario el sonido de un viejo tambor, un rumore rumore que taladra gentil y complaciente: porropompom, porropompom.    

La Casa de Rovodorosky Teatro (Madrid): jueves a las 20 horas

Ficha artística

Elenco: Andrea Constancio, Pilar Chazarra y Fernando Reyes

Dirección y dramaturgia:  Belén Marco

Música: Fernando Reyes

Producción: Las Viejas. Teatro y música

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí