Solo durante el sueño podemos volver a hablar —despojados y sinceros— con quienes ya no están, con quienes se fueron. Solo durante el sueño se crea un juego con sus propias reglas, libre de suciedad y realismo. 

Un juego de verdad y mentira, un juego donde se puede ser, por turnos, gato y ratón, un juego con las cartas a la vista, un juego sin trampa y sin cartón, un juego en el que cada palabra se vuelve un envite, en el que cada mirada se convierte en un azar, en el que cada gesto se revuelve en apuesta.

Es un juego de dos tronos, es un juego de dos jugadores, es un juego para dos reinas, es un juego escrito con rigor, sensibilidad y belleza por Pepe Cibrián para Nacho Guerreros y Nicolás Pérez Costa quien, además, baraja las cartas y decide si mandará trébol o pica o diamante y siempre, siempre, corazón.

Y, así, Guerreros y Pérez Costa se sumergen, como peces y escorpiones, en una brumosa y onírica ensoñación donde, hipnóticos y arrebatados, se enfrentarán como Isabel I de Inglaterra y María Estuardo.

Y ambas, subyugadas y subyugantes, inician un paso a dos poniendo en disputa ingenios y corazones, mentiras y razones, excesos y delirios, para apoderarse de las palabras que delimitan el poder y gobiernan la gloria, de las palabras que mandan sobre los espectros del ayer y del mañana, de las palabras que escogen las añoranzas y decretan los desdenes; y mientras, la ensoñación se deshilacha en el escenario y desvanece en susurros … vana, imposible y real, sin apenas un pálpito o un temblor, como la vida, o como la muerte.      

Teatros Luchana, Domingos a las 18 horas

Ficha artística

Reparto: Nacho Guerreros y Nicolás Pérez Costa

Libro: Pepe Cibrián 

Dirección general: Nicolás Pérez Costa 

Diseño de luces: Nicolás Pérez Costa

Fotografía: José Ángel Fernández Córdoba

Vestuario: Rubén Díaz

Maquillaje y peinado: Patricia Yepes

Producción: El tío Caracoles, Rocamboleska e IFAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí