Valerosos, desafiantes y emotivos los bailarines y bailarinas del Ballet de Camgüey abordan, transidos, la celebérrima y eterna partitura Chaikovsky dejándose empapar por su melancolía y empapar por su inefable tristeza.

La corporeidad y el sudor, la añoranza y el salitre, la sinceridad y la bonhomía, la piel y la delicadeza de la escuela de Ballet de Camaguey conviven en armonía y serenidad a lo largo de esta producción que busca ser —voluntaria y vocacionalmente— firme con la tradición y respetuosa con el legado para, así, tener plena actualidad. 

Imbuidos de solemnidad y exudando trascendencia, todo el cuerpo de baile restalla y respira con el aliento de este cuento de hadas atemporal y cercano, grácil y profundo, sutil y condenado, un cuento que narra la eterna historia de los amores letales y benditos, de las pasiones contenidas en latidos, de los aleteos que vibran cada mirada y de los temblores que agitan cada rumor.

Los de Camaguey honran la memoria de su fundador Fernando Alonso quien, desde 1967, hizo ley de vivir y bailar como se respira; mientras, a su vez, cada día se vive convirtiendo cada fecha en una celebración, cada convocatoria en una ceremonia, y cada momento en una ocasión en la que se encuentran el cisne negro y el cisne blanco y vuelven a volar.

Un día como hoy …. 

Teatro EDP Gran Vía, hasta el 6 de agosto. De martes a jueves a las 20:30 horas. Viernes y sábado a las 20 horas. Domingos a las 19 horas.

Música: P.I. Chaikovsky; Coreografía: Rafael Saladrigas, sobre el original de Petipa/Ivanov
Dirección General: Regina Balaguer
Ballet Clásico de Cuba, Ballet de Camagüey

Producción International Ballet Masterworks

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí