Despojados e indiferentes, indecisos e imperturbables, serenos y autoconscientes. Nausicaa Bonnín, Miranda Gas, Pol López, Marc Rodríguez y Joan Solé se apoderan (o, quizás, al revés) de los personajes de Hedda Gabler de Henrik Ibsen.

Álex Rígola deshace la obra clásica y con sus elementos intactos la devuelve a los actores y actrices a quienes encierra (literalmente) para que enfrente miradas, actitudes y palabras.

Una calma aparente, nihilista y desesperada les tiene intoxicados de tedio y desencanto y les lleva allá donde se encuentra el hastío y se vuelve un arma, una pistola, cargada con una agresividad medida y glacial que ejercen, entre ellos, con desgana propia de dioses o monstruos.

Mantienen entre ellos y ellas un código común, acribillado de sobreentendidos y silencios, de palabras no dichas; un código donde la crueldad y el desprecio se disuelven en indiferencia.

Partícipes todos de un fracaso generacional y vital dejan pasar cada hora, idéntica y serial, mientras asumen su decepción y su vacío con una lucidez extrema y obscena, glacial y destructiva, malaventurada y resplandeciente.

Centro Dramático Nacional. Teatro Valle Inclán (Madrid). Hasta el 30 de diciembre. De martes a domingo a las 18 horas 

Texto Henrik Ibsen

Dramaturgia y dirección Àlex Rigola

Reparto Nausicaa Bonnín, Miranda Gas, Pol López – 3 de diciembre, y del 12 al 14 de diciembre -, Marc Rodríguez, Xavi Sáez – en las funciones del 5 al 10 de diciembre y del 15 al 30 de diciembre – y Joan Solé

Caja escénica Max Glaenzel  

Ayudante de dirección Laia Alberch

Coordinación técnica Igor Pinto

Producción ejecutiva Irene Vicente Salas

Producción Heartbreak Hotel y Titus Andrònic S.L., en coproducción con el Teatre Lliure

Con el apoyo de Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí