Teatro: Trilogía «Rescoldos de paz y violencia»: «Proyecto 43–2», «La mirada del otro», «Viaje al fin de la noche», de María San Miguel

0

Antes, mucho antes de que se convirtiera en una (necesaria) tendencia de la ficción contemporánea, María San Miguel ya volvió los ojos hacia la tierra quemada, la tierra de nadie en que se convirtió el, aún humeante, campo de batalla  tras el cese de la violencia de ETA.

Hace ahora diez años de aquel entonces y María San Miguel vuelve a subir a las tablas sus tres «Rescoldos de paz y violencia», su teatro reflexivo y emocional, sus tres funciones sobre desgarros en carne viva, memoria acribillada, palabras enmascaradas y manos tendidas construidas sobre cicatrices siempre nuevas: La vida no vivida, los días arrebatados, la memoria vulnerada, los estigmas abrasados y el olor a la tierra mojada.

Es en el txoko, es en ese lugar al amparo de la lumbre, donde reluce el primer rescoldo: «Proyecto 43–2». Es en ese sitio donde el tiempo se detiene y se aloja el recuerdo, donde cocinar se convierte en una ceremonia que se oficia entre todos y la comida en una celebración. 

María San Miguel (que escribe con Julio Provencio y dirige con Xiqui Rodríguez) convoca a dos familias que se congregan en torno al fuego. Son dos familias que deberían haber tenido otra vida de no haber sido por el conflicto. Son dos familias enfrentadas, tal vez para siempre; son dos familias interpretadas por Aurora Herrero. Patricia Estremera, Alfonso Mendiguchía, Pablo Rodríguez y la propia San Miguel entre palabras susurradas, sutiles gestos, miradas mendigadas, sonrisas ofrendadas y humildades sobrevenidas que aprenden a recoger toda la rabia y la delicadeza necesarias para sentarse, al menos, a la mesa y en el silencio de la intimidad que crepita tras las cortinas.

Las miradas se enfrentan y los silencios se agotan  en «La mirada del otro», la segunda parte de la trilogía, en la que un mediadora  interpretada —con sensibilidad y convicción— por Patricia Estremera urde el encuentro entre un preso y su víctima que interpretan, respectivamente, Pablo Rodríguez y María San Miguel con rabia e indignación y con compasión y desamparo, sabiendo que el olor a tierra mojada se lo ha llevado el olor a carne podrida, que la sangre derramada nunca dejará de manar y que las vidas posibles ya nos serán pero que queda, tal vez, una esperanza.

Esa es la esperanza que brota en la tercera, última y redentora «Viaje al fín de la noche», donde María San Miguel y Alfonso Mendiguchía recrean el encuentro entre dos víctimas; un encuentro donde agotan el lenguaje posible hasta llegar a la catarsis sanadora que les permite pisar descalzos, de nuevo y por fin,  la tierra ;respirar, de nuevo y por fin, el aire del bosque; escanciar y beber, de nuevo y por fin, el líquido del lagar para poder —por fin, por fin, por fin— hacer suyo el recuerdo, apoderarse de él para llevar las cicatrices siempre frescas y a flor de piel : las que no llevará, ojalá, su hijos.  

Ese es, ojalá lo sea, su legado.

Los tres «Rescoldos de paz y violencia» se representan en la Sala La Mirador los fines de semana de mayo.  Viernes («Proyecto 43–2») , sábados («La mirada del otro») y domingos ( «Viaje al fín de la noche» ) de mayo a las 20 horas.

Ficha artística

Dirección: Xiqui Rodríguez y María San Miguel 

Producción: Proyecto 43-2 

Dramaturgia: María San Miguel y Julio Provencio

Reparto: Aurora Herrero, Patricia Estremera, Alfonso Mendiguchía, Pablo Rodríguez y María San Miguel 

Música original: Jorge Arribas (Fetén Fetén). 

Diseño de iluminación: Xiqui Rodríguez. 

Diseño de espacio escénico: Proyecto 43-2. 

Vestuario: Juan Carlos Mora 

Imagen de cartel: Luis Gaspar 

Diseño gráfico y fotografía: Alba Muñoz Alba Muñoz.

Asistencia técnica: Libe Aramburuzabala (La Cía de la Luz).

Asesoría pedagógica: Domingo Ortega.

Dirección de producción: María San Miguel.

Adjunta de producción: Alba Muñoz .

Distribución: Proyecto 43-2.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí