Tecnología de asistencia, esa ayuda de adaptación al cambio

0
Tecnología de asistencia, imagen cortesía Unsplash.

Autonomía e inclusión, accesibilidad e independencia. La tecnología de asistencia es todo eso y más; una fuente que beneficia a todos, tarde o temprano.

La tecnología de asistencia, la verdadera, la accesible, es aquella que demuestra ser capaz de cambiar a bien y a mejor la vida de miles de personas en todo el mundo, presentándose como un puente de adaptación entre sus necesidades y la sociedad.

¿Qué distingue a la tecnología de asistencia del resto de formatos tecnológicos?

Distinguirla entre la marea de la tecnología actual es posible, pues es aquella que ayuda a quien la utiliza a vivir tras la línea de la independencia y de la inclusión, apartándole de las garras de la dependencia y de la exclusión; y mejorando con ello la calidad de vida, dándole la espalda a la muerte en vida.

Y es que la tecnología de asistencia tiene el potencial no solo de mejorar la salud, sino también de transformarla, haciendo lo mismo con la educación, los medios de vida y la participación social; cosas básicas que parecen tan fáciles de obtener pero que no todas las personas alcanzan a disfrutar, pese a tener carácter de derechos humanos fundamentales.

¿Quiénes se benefician de la tecnología de asistencia?

El envejecimiento es una etapa muy impopular y, sin embargo, es sinónimo de experiencia y suerte, suerte de supervivencia; de sabiduría ganada en años de sudor. Son las personas que alcanzan esta etapa hacia quienes van orientado todo accesorio, herramienta o plataforma vestida de tecnología de asistencia. ¿Y eso es importante?

Ciertamente sí, porque habla de progreso. Basta ver cómo era la situación 100 o 70 años atrás, por ejemplo, cuando la atención médica no era un derecho sino un privilegio, y los servicios sociales necesarios para la salud y el bienestar, brillaban por su ausencia, y más entre el colectivo que más lo necesitaba. No fue hasta una de las asambleas de Naciones Unidas cuando los países empezaron a responder a la llamada de la tecnología de asistencia; y aunque entonces fue un reclamo hecho por la ONU, hoy en día sigue representando una innegable muestra de apoyo.

Pero este recurso de inclusión y autonomía también impacta positivamente en otros grupos de edades, no solo en las personas mayores; los niños, por ejemplo, tienen a la tecnología de asistencia como el principio de una vida productiva y rentable, tal y como señaló Botelho B. en 2021, en uno de sus estudios, y es que representan un futuro emergente aún mejor, más accesible e inclusivo.

De ahí la relevancia de plantear más estrategias y procesos de innovación, de apostar por aprovisionar a la gente de varias opciones de tecnología de asistencia; porque son sistemas de innovación que actúan como umbrales a la accesibilidad. En suma, medidas que configuren el mercado y revistan al panorama social de una verdadera integración.

¿Lo malo?

Que únicamente una de cada diez personas tiene acceso a la tecnología de asistencia que necesita, según estimaciones del 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pese a ser un recurrente epígrafe de la agenda nacional e internacional de gobiernos y autoridades.

Ello pone de manifiesto la importancia de tomarse como un reto este índice y mejorarlo para el futuro. ¿Un desafío? Sí. ¿Pero algo insuperable? En absoluto. No hay mal que por bien no venga, después de todo, y el hecho de que esta tasa conste de cifras tan bajas convertirá a cualquier subida en toda una mejora.

Salud, servicios sociales, ocio, política, medioambiente… no hay sección en la que la tecnología de asistencia no resulte útil. Y el hecho de que cada vez abunden más proyectos basados en esta versión de apoyo tecnológico demuestra a las claras que se puede lograr, que se debe seguir fomentando, de hecho, y que no hay que rendirse para alcanzar esta meta; antes bien, hay que continuar inspirando este movimiento.

En este sentido, la OMS y UNICEF han desarrollado el Informe Global sobre tecnología de asistencia, el cual verá la luz este mismo 2022, probablemente.

Presentado como un documento especializado en un campo en concreto, la tecnología de asistencia, en este caso, se trata de una oportunidad que da cobertura universal a la salud, mientras al mismo tiempo brinda la posibilidad de aprender cómo actuar frente a la inequidad tecnológica, aún imperante, invitando a quienes sí tienen a contribuir a que ese bienestar con la tecnología de asistencia llegue a más personas, animándolas con su uso a vivir mejor la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí