La tecnología de asistencia, software diseñados específicamente para estudiantes necesidades educativas especiales (NEE), puede ayudar a los docentes a personalizar las lecciones y mejorar las habilidades de cada alumno.

Impartir clases a alumnos con NEE siempre ha sido un reto para los maestros, a pesar de que estos cuenten con una amplia preparación y experiencia en este tipo de enseñanza. Sin embargo, los nuevos dispositivos digitales están impulsando un cambio importante para docentes y estudiantes.

Equipos como las tablets, ordenadores y pizarras digitales están marcando la diferencia en el aula moderna. Hasta pueden llegar a ser, en términos académicos, un factor de mejora significativa para el aprendizaje en grupos de estudiantes con algún tipo de discapacidad, ya sea de naturaleza física o intelectual.

Ya hemos abordado con anterioridad en Prensa Social las tecnologías asistivas y su papel determinante en la calidad de vida de las personas con discapacidad y/o dependencia.

La tecnología de asistencia para estudiantes necesidades educativas especiales, puede ayudar a los docentes a mejorar las habilidades de cada alumno.
Estudiante con un portátil Foto: ©Free-Photos

Estas nuevas herramientas permiten a los docentes diseñar lecciones personalizadas que evalúan y adaptan los contenidos a los ritmos de aprendizaje de cada alumno.

Las tabletas cautivan a los alumnos

La tecnología de asistencia a menudo ayuda a mejorar las habilidades de cada niño. Los lectores electrónicos, por ejemplo, permiten a los estudiantes pasar páginas de libros sin necesidad de destreza manual.

Mientras que el software de reconocimiento de voz les ayuda a responder a preguntas sin necesidad de escribir.

De igual manera, los ordenadores les resultan mucho más atractivos que los tradicionales libros de texto y les permiten estar concentrados durante más tiempo.

En el caso de los alumnos con discapacidades físicas, la tecnología puede llegar a ser un elemento clave para acceder a oportunidades de aprendizaje que antes les estaban vetadas.

El uso de tabletas y móviles es imprescindible, sobre todo, cuando hablamos de alumnos con dificultades de movilidad.

En estos casos, el aprendizaje a distancia suele ser la única opción viable para garantizar que los estudiantes no queden excluidos de la educación. 

Las tabletas y el Trastorno de Espectro Autista

Según Shelli Mendel-Koeppl, presidenta del Capítulo de Dayton de la Sociedad de Autismo de América, existe un gran revuelo alrededor de la tableta en la comunidad del autismo.

De hecho, dicho capítulo considera que estos dispositivos son herramientas terapéuticas tan valiosas que incluso se ofrecen subsidios a las familias para comprar uno.

Jeremy Brown, maestro estadounidense con más de dos décadas de experiencia en la enseñanza de alumnos con autismo, considera que «usar la tecnología táctil en tabletas parece casi natural para los estudiantes con autismo».

Brown estima que entre el 80% y el 90% de sus estudiantes con autismo obtienen excelentes resultados cuando usan tabletas.

Hacia una tecnología más accesible

En el caso de los niños que carecen de habilidades motoras, las pantallas táctiles los benefician al tratarse de dispositivos más intuitivos que los ordenadores, sin teclado ni ratón.

Cabe señalar que las empresas tecnológicas siguen investigando con el fin de llegar a la mayor accesibilidad.

En esta línea de trabajo se ha diseñado la primera tableta en braille, disponible para el público en general. También se están desarrollando dispositivos con tecnología de reconocimiento facial que permiten a los usuarios manejarlos únicamente con gestos faciales y oculares.

Las tabletas se han convertido en las mejores compañeras de estudios para muchos alumnos con necesidades especiales. Mejoran su destreza motora y su autoestima. Son todo ventajas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí