Terapia láser, un cuidador de la memoria a corto plazo

0

Empleada entre los médicos para hacer cortes, cauterizar o destruir un tejido, la terapia láser recurre al uso de un rayo de luz intenso para su tratamiento.

Tras demostrar en anteriores ocasiones que no representa un riesgo para la salud del paciente ni del equipo médico, y ver cómo su haz de luz se ha ganado merecidamente el apodo de amplificación de luz mediante emisión estimulada de radiación, por su acrónimo en inglés, básicamente, la terapia láser parece haberse revelado muy útil también a la hora de mejorar la memoria a corto plazo.

Terapia láser, la luz guía de los médicos

Una afirmación sostenida en un reciente ensayo científico, por cierto. El estudio en cuestión, difundido recientemente por la revista Science Advances’, especializada en los avances de la ciencia, tuvo entre sus trabajadores a científicos de la Universidad de Birmingham, ubicado en el Reino Unido, así como a investigadores de la Universidad Normal de Pekín, localizada en China.

Un experimento que, a grandes rasgos, resume que la terapia láser, de carácter no invasivo, resulta eficaz para mejorar la memoria de trabajo o de a corto plazo, hasta en un 25 por ciento para las personas que lo reciben. Se trata de un tratamiento bautizado como ‘tPBM’ o ‘fotobiomodulación transcraneal’, que debe aplicarse en el área cerebral de la corteza prefrontal derecha, esencial para la memoria de trabajo.

Durante la realización del ensayo, los científicos contaron con 90 participantes, hombres y mujeres de entre 18 y 25 años, a los que aplicaron luz láser en la corteza prefrontal derecha a longitudes de onda de 1064 nm, si bien otros recibieron una longitud de onda más corta, administrado en la corteza prefrontal izquierda. A todos, en cualquier caso, se les trató con un tPBM falso o inactivo, con el fin de descartar el efecto placebo.

¿Pero qué mostró exactamente este experimento?

Cómo la memoria de trabajo entre los participantes de la investigación mejoraba tras varios minutos de tratamiento; de la misma forma, los investigadores también pudieron rastrear los cambios en la actividad cerebral, gracias sobre todo al monitoreo del EEG o electroencefalograma, tanto en la fase del tratamiento como en la etapa de las pruebas.

Cabe matizar, antes que nada, que este es el primer estudio que confirma que hay un vínculo existente entre el tPBM y la memoria de trabajo en humanos.

Y es que estudios anteriores solo alcanzaron a mostrar que la terapia láser, aplicada en ratones, mejora la memoria de trabajo; mientras que otros ensayos únicamente expusieron que el tratamiento con luz de tPBM puede mejorar la precisión de dicha memoria, acelerar el tiempo de reacción y, con las mismas, optimizar las funciones de orden superior, desde la atención hasta la emoción.

  • «Las personas con afecciones como el TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) u otras afecciones relacionadas con la atención podrían beneficiarse de este tipo de tratamiento, que es seguro, simple y no invasivo, sin efectos secundarios», aseguró a tal respecto Dongwei Li, estudiante del Centro para la Salud del Cerebro Humano de la Universidad de Birmingham, doctorado visitante y coautor del artículo divulgativo de este hallazgo.

Los datos del trabajo se analizaron después del experimento, ya que revelaron cambios significativos en la actividad cerebral de los participantes, a la par que también predijeron mejoras en el rendimiento de la memoria.

Con todo, los científicos colaboradores no pudieron precisar por qué el tratamiento de esta terapia láser produce efectos positivos en la memoria de trabajo, de la misma manera en que tampoco pudieron determinar cuánto pueden durar los efectos; razón por la cual, incluso ahora, ya planean estudios adicionales que ahonden en estos aspectos.

Después de todo, y tal y como hizo constatar Ole Jensen, profesor del Centro para la Salud del Cerebro Humano, «necesitamos más investigación para comprender exactamente por qué la tPBM tiene este efecto positivo; pero es posible que la luz esté estimulando los astrocitos, las centrales eléctricas en las células nerviosas dentro de la corteza prefrontal, y esto tiene un efecto positivo en la eficiencia de las células».

Con las mismas, el científico también afirmó que «investigaremos cuánto tiempo podrían durar los efectos. Claramente, si estos experimentos van a conducir a una intervención clínica, necesitaremos ver beneficios duraderos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí