Terapia psicológica gratuita, una ayuda del Seguro Escolar

0
Psicoterapia para niños, imagen cortesía de Unsplash.

Los seguros escolares también miran por la salud mental del alumnado. Como prueba, su servicio de terapia psicológica gratuita, apto para todos los estudiantes.

Gratuita, privada y con menos tiempo de espera, la terapia psicológica se cuenta entre los servicios sanitarios que brinda el seguro escolar en España, extendiendo su cobertura a estudiantes con edad comprendida entre los 14 y los 28 años.

¿Qué es el seguro escolar?

Antes de pasar a hablar de la terapia psicológica que oferta, es preciso aclarar en qué consiste la esencia de este servicio, que además puede tramitarse vía online. El seguro escolar es un recurso público que se paga obligatoria y automáticamente al matricularse en cualquier curso académico oficial de España, y cuya utilidad manifiesta la garantía de proteger a estudiantes menores de 28 años ante una enfermedad, accidente grave u otro tipo de infortunio, abarcando en su cobertura la asistencia psicológica.

Una opción preventiva y efectiva incluida dentro del catálogo de la Seguridad Social (SS) que apenas solo cuesta 1,12 euros, con un periodo de validez que perdura mientras uno figure como matriculado escolar.

¿Cómo pedir ayuda con esta terapia psicológica?

Pedir ayuda no es una vergüenza, mucho menos una debilidad. Estar pasándolo mal no es grato, pero dar un paso adelante y admitir que no se puede con todo es lo primero que ha de hacerse para escapar de esa zona oscura. Porque la salud mental es importante, y no es bueno minimizarla o estigmatizarla bajo el miedo al qué dirán los conocidos, de llegar a saberse que uno asiste a la consulta de un psicólogo.

Para beneficiarse de esta terapia psicológica privada, sin coste alguno, solo hay que figurar como estudiante matriculado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO), o Bachillerato o Universidad, y estar hasta la coronilla de esperar eternamente y casi en vano a que a uno le llamen de la psicología pública.

De este modo, dentro del campo de aplicación del Seguro Escolar aparecen como beneficiarios todos los estudiantes españoles menores de 28 años, que se encuentren, para ser exactos, cursando 3º o 4º de ESO, Bachiller, Formación Profesional (FP), o Programas de cualificación profesional.

O sean más bien estudiantes universitarios que realicen prácticas en empresas, o su matrícula responda a una inscripción en el Curso de Orientación Universitaria y en el Bachillerato Unificado Polivalente en los centros integrados, o se encuentren realizando estudios Universitarios de grado medio, máster, posgrados y doctorado.

Otro perfil alumnado que también puede sacarle ventaja a esta terapia psicológica es el matriculado en teología en los centros superiores de la Iglesia Católica, en arte dramático, en el segundo curso de educación secundaria de personas adultas, o en programas de formación para la transición a la edad adulta.

¿Cómo sumarse a esta terapia psicológica gratuita de los seguros escolares?

Primero hay que completar y firmar este impreso de solicitud, marcando en el modelo la opción de neuropsicología, para así dar a entender que uno está abierto e interesado en la posibilidad de recibir terapia psicológica.

A la solicitud ha de acompañarla también diferentes documentos adjuntos, cuyo listado varía dependiendo si uno asiste a la universidad o al instituto.

En el caso de los universitarios, es imprescindible acompañar la solicitud con el resguardo del impreso de matrícula en el que conste el curso, las asignaturas y el pago del Seguro Escolar; para los estudiantes no universitarios, en cambio, se pide el certificado del centro de estudios, donde se especifique tanto el curso y la especialidad cursada, como la acreditación del pago del Seguro Escolar, tanto la del curso presente como el resguardo de pago del año anterior.

En ambos casos se requerirá presentar un informe de Psiquiatría, un documento en el que se indique el diagnóstico y una descripción breve del estado actual del estudiante y futuro paciente, matizando a su vez qué tipo de terapia psicológica necesita, y si estará en manos de un psicólogo o de un psiquiatra.

En dicho parte psicológico se deberá justificar asimismo la dificultad que el alumno presenta para la continuidad de sus estudios, plasmándolo a través de un correspondiente informe Psicopedagógico.

Entregados todos estos documentos, únicamente restará esperar contestación del SS, con el debido aviso de que la terapia psicológica se ha concedido. Una prestación que, dicho sea de paso, tendrá una duración específica, siempre en función del régimen catalogado.

Si se trata de un régimen Hospitalario, por ejemplo, la duración de esta prestación de terapia psicológica será de dos años; algo acorde al tratamiento de un trastorno de la conducta alimentaria, sin ir más lejos, condición que combina hospitalización e intervención psicológica.

Ahora bien; en caso de tratarse de una situación con régimen Ambulatorio, la prestación será de un año en total, dividido en seis meses iniciales y una prórroga posterior del mismo tiempo, periodo repartido además en 16 sesiones, como máximo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí