Las Terapias Asistidas con Canes (TAC) es un modelo de tratamiento que ayuda a la rehabilitación neuropsicológica. Su objetivo es mejorar la calidad emocional y la seguridad en pacientes que han perdido la motivación por encontrarse hospitalizados.

Las TAP es una concepción integral de la salud y cada día son más los profesionales y los centros sanitarios que demuestran interés por conocer y aumentar las líneas de actuación con este tipo de terapias conocidas como complementarias.

Se llaman «perros del Hospital»

En esta mismo campo de trabajo habría que situar la labor de los perros del Hospital.

Hacen sonreír, emocionan, relajan y muchas veces, parecen entender mejor que los adultos a los más pequeños. 

Las Terapias Asistidas con Canes es un modelo de tratamiento que ayuda a la rehabilitación neuropsicológica en pacientes hospitalizados.
Servicio de acompañamiento canino Foto: ©Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón

Les ayudan a afrontar situaciones complejas como una enfermedad crónica o un proceso neurológico; o una larga estancia en el hospital.

El Centre de Teràpies Assitides amb Cans (CTAC) es una entidad que atesora más de 15 años de experiencia. Junto a los profesionales del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona trabajan conjuntamente para facilitar la recuperación de los niños ingresados y mejorar su estado anímico.

Los perros les ayudan a reducir el miedo, la tristeza y a motivarlos para seguir tratamientos que pueden resultar dolorosos.

«Nuestros perros son seleccionados y están adiestrados para realizar esta labor desde sus primeras semanas de vida y son sometidos cada cuatro meses a rigurosos protocolos sanitarios aseguran desde el centro terapéutico», asegura Francisco J. Lozano, coordinador de la unidad de intervenciones terapéuticas asistidas con animales del Programa ANIMALNEN del hospital materno-infantil Sant Joan de Déu de Barcelona.

Perros que curan

El Hospital Sant Joan de Déu Barcelona es el primero de España que cuenta con una Unidad de intervenciones asistidas con perros. 

Los equipos trabajan en hospitalización, urgencias y consultas externas, y actúan a demanda de los profesionales para, con su presencia, tranquilizar y distraer a los niños en los momentos críticos como, por ejemplo, cuando se les tiene que colocar una vía.

Lozano, responsable del programa ANIMALNEM, destaca «la importancia de los animales, en este caso de los perros, como recurso terapéutico y señala que los pacientes están más motivados, más comunicativos y gestionan mucho mejor sus emociones».

Las interacciones entre una persona y un animal por sí solas no son terapéuticas, debe participar el profesional referente de la persona.

La terapia canina proporciona al paciente una fuente de sosiego, que hace que se sienta seguro, además incrementa su actividad física y mejora las habilidades motoras, el equilibrio y la coordinación, además de disminuir los niveles de estrés, facilitando, en definitiva, su recuperación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí