El partido Tercera Edad en Acción ha alertado de los tremendos problemas que acusa el colectivo a la hora de realizar cualquier gestión en los cajeros de las sucursales bancarias, ya que implica tener conocimientos de informática y/o un teléfono de última generación.

Actualmente el colectivo de mayores presenta muchas dificultades cuando pretenden acudir a una oficina bancaria en donde no solo no existe una atención personalizada, sino que el sistema exige que para cualquier transacción deban conocer cómo se navega; cómo se abonan los recibos en el cajero, etc.

La digitalización de las entidades bancarias y el despido inminente de al menos diez mil trabajadores de CaixaBank y BBVA, hará que esta situación sea aún más compleja cuando cierren definitivamente las pocas sucursales que existen en municipios y pueblos pequeños en España.

La relación de la banca con el cliente se limita actualmente a tener un móvil y una aplicación en donde se puedan realizar transacciones habituales tales como transferencias, abonos y otras gestiones y exigen que el colectivo de mayores conozca cómo se navega por la entidad digital en donde tienen depositados sus ahorros.

«La obligación de operar cada día más en línea, por el cierre masivo de oficinas, sin tener en cuenta que muchas personas no disponen de ordenadores ni smartphones, y ni si quiera saber cómo hacerlos servir, ha conducido a un servicio cada vez más deficiente por parte de las entidades bancarias» denuncia Tercera Edad en Acción.

Por ello y por tanto, el partido exige que exista una atención presencial para poder ayudar a estas personas y con ello, darles el servicio que corresponde al mantenimiento de su cuenta bancaria. En ese sentido, apelan al gobierno de España que ha de implicarse en este problema que afecta a un colectivo muy numeroso que se ha quedado atrás con la digitalización de la banca.

Es necesario, añaden:

«realizar algún tipo de legislación que regule unos servicios mínimos que garanticen las necesidades de las personas mayores en las gestiones más básicas de su economía en el día a día, como puede ser el pago de un simple recibo de la luz o el agua y también exigen un mayor control sobre las comisiones por servicios que no están prestando».

Para ello, el gobierno tendría que estipular una tarificación social en función de la edad y las posibilidades que tiene el cliente, reclaman. De igual forma, exigen que se valore la falta de atención y los costosos desplazamientos entre municipios para pagar un simple recibo de luz, además de tener que estar en las largas colas debido a la situación derivada de la pandemia.

Tercera Edad en Acción es un partido político que nace como resultado del malestar de muchos españoles, no conformes con la situación de la clara deriva que ha tomado España a causa de sus últimos políticos y la ausencia de respuestas de una gran parte de la Sociedad Española y, con especial atención a las pensiones de todo tipo.


El partido ha sido fundado por un grupo de personas, todas ellas jubiladas, con procedencias profesionales, tendencias políticas diversas y con un claro objetivo: poner al servicio de toda la sociedad española, tanto su experiencia vital como profesional y laboral, fruto de una intensa vida de estudio y trabajo además de compromiso y dedicación. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí