El ciclón Tina Turner llegó a España en la primavera de 1987 a una Casa de Campo que retumbó hasta el mismísimo Palacio Real. Por quinientas de las antiguas pesetas, —tres euros, para que se centren—, los españoles vimos cómo la sensualidad, el erotismo y la capacidad de conectar con todos sus fans, la Turner fuera recordada en el foro sine die. ¡Madre mía, lo que ha llovido desde entonces!

Detrás de ese tsunami erótico, desbordante, capaz, se encontraba la mujer frágil, tendida y destruída, porque la vida nunca nos compensa del todo; es más, nos juega malas pasadas y nos engaña casi siempre. Su vida personal estuvo marcada por el maltrato y la violencia de Ike y de diversas parejas que nunca la quisieron. Pero el devenir la preparó algo mejor: un golpe fatal que la destruyó para siempre. En su mirada agitada por su feroz atractivo como hembra estaba la madre de los ojos perdidos, porque tuvo que recoger el cadáver de dos de sus hijos quienes fallecieron sin que ella pudiera evitarlo. Uno porque se suicidó y el otro por una enfermedad que le causó la muerte.

Adoptó otros dos hijos y fue una verdadera madre para ellos porque en su intimidad mostraba un gran corazón, sobre todo era una mujer cariñosa y sentida; nada que ver con su apariencia superficial de banalidad y ligereza. Detrás de aquel evento luctuoso hubo más conciertos y mucha fuerza; esa que surge cuando lo que crees que es inabordable se supera con lo siguiente y acaso con un poco más.

Porque en la vida nada es suficiente; nunca es igual para todos y desgraciadamente ver morir a un hijo, a dos, va contra natura.

Un hombre, Erwin Bach, ese que sí la quiso, exejecutivo de EMI, le donó un riñón para salvarle la vida y la ayudó con la música, las giras y los discos que nos siguen haciendo vibrar. Hoy nos deja un legado; el segundo: «Cuidad la tensión arterial y los riñones porque todo tiene que ver».

Su salud —siempre frágil—, le hizo conocer la realidad de la enfermedad; esa que decide por ti. Lidió con varias enfermedades y hasta con un derrame cerebral. En 2016 le fue diagnosticado un cáncer intestinal y perdió tiempo porque se pretendió curar con homeopatía. Craso error. Todo derivó en una insuficiencia renal total y estuvo dializada hasta que su esposo, —recién casado con ella—, le donara un riñón. Los donados tienen una vida corta y ésta ha sido hasta ayer a sus ochenta y tres años tras estar más de veinte presa en la cárcel de la salud precaria.

Cuando suceden estas cosas nos detenemos a pensar,—o no—, que quizá lo cierto, es que nunca sabemos el desierto que atraviesa el prójimo; solo reparamos en lo que aparenta para esconderse de su realidad. Y detrás de ese frágil visillo se encuentra la verdadera persona que pocas veces mostramos. Seamos amables y cuidemos a los que tenemos cerca —aunque lo hagamos torpemente— y siempre los queramos preservarlos del dolor y de la dureza de la enfermedad. De eso se trata el amor; por si no han caído en la cuenta. Es otra forma de donar; acaso la más bella.

«Por sus obras los conoceréis». Requiescat in pacem.

A fool in love (Un tonto enamorado)

There’s something on my mind
Won’t somebody please, please tell me what’s wrong

You’re just a fool you know you’re in love (what you say?)
You’ve got to face it to live in this world
You take the good along with the bad
Sometimes you’re happy and sometimes you’re sad (one more time)
You know you love him you can’t understand (tell me about it)
Why he treats you like he do when he’s such a good man

Now listen
He’s got me smiling when I should be ashamed
Got me laughing when my heart is in pain
Oh-oh no, I must be a fool
‘Cause I do anything he wants me to, now how come?

You’re just a fool you know you’re in love (tell one more time)
You’ve got to face it to live in this world (hey-hey-hey-hey-hey)
You take the good along with the bad
Sometimes you’re happy and sometimes you’re sad (one more time)
You know you love him you can’t understand
Why he treats you like he do when he’s such a good man

Now listen
Without the man, I don’t wanna live
You think I’m lying but I’m telling you like it is
He’s got my nose open and that’s no lie
And I, I’m gonna keep him satisfied, now how come?

You’re just a fool you know you’re in love (tell me one more time)
You’ve got to face it to live in this world (but oh, how come?)
You take the good along with the bad (tell me how come)
Sometimes you’re happy and sometimes you’re sad (one more time)
You know you love him you can’t understand (tell me about it)
Why he treats you like he do when he’s such a good man

Ah, listen
Ways of action speaks louder than words
The truest sound that I ever heard
I trust the man and all that he do
And I’ll do anything he wants me to, now how come?

You’re just a fool you know you’re in love (tell me one more time)
You’ve got to face it to live in this world (hey-hey-hey-hey-hey)
You take the good along with the bad (hey-hey-hey)
Sometimes you’re happy and sometimes you’re sad (tell me one more time)
You know you love him you can’t understand (tell me about it)
Why he treats you like he do when he’s such a good man (tell me)

Doo, doo, doo, doo (tell me one more time)
Doo, doo, doo, doo (hey-hey-hey-hey)
Doo, doo, doo, doo (hey-hey-hey)
Doo, doo, doo, doo (tell me one more time)
Doo, doo, doo, doo
Doo, doo, doo

Artículo anteriorCita del día
Artículo siguienteLa viñeta de Porres
Directora de Prensa Social. Periodista. Doctora en Ciencias de la Comunicación. Máster en Dirección Comercial y Marketing y Gestión de RR.HH.. Profesora Universitaria Ciencias de la Información. Estudios de Psicología y Derecho. Miembro de The Geneva Global Media United Nations, Presidente de DOCE, Miembro del Comité Asesor de la Fundación López-Ibor, Miembro del Comité de Ética Sociosanitarios EULEN, Consultora de Comunicación loquetunoves.com. Autora libros: Actos sociales y familiares, fotografía social. Junio 2012. Coautora: El cerebro religioso con María Inés López-Ibor. Enero 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí