Antonio Negre, Toni como a él le gusta llamarse, sigue siendo poeta. «Este oficio —el de escritor— se ejerce aunque te hayan jubilado». Él lo relata así en su perfil de Twitter en donde es un personaje activo; quizá un influencer de las letras.

«Este jubilado que lee, escribe, mantiene vicios y costumbres», algunos jueves está en la radio Letrarium. En #DondeFlorecenLosAlmendros se habla desde el mar Mediterráneo, con la tranquilidad del bosque, el mar en calma y la quietud del horizonte. Este escritor, aún mantiene activo su blog, sindudaalgunavale.blogspot.com

Hoy ofrece a los lectores de Prensa Social unos versos; unos de tantos de esos dos poemarios que vende juntos si contactas por mensaje directo con él en Twitter @antoninegre, Atardeceres lentos y Un reto del amanecer. La vida después de la jubilación es una apuesta con uno mismo; quizá, una forma de entender la misma, una sana manera de envejecer haciendo lo que a cada uno le gusta. El poeta Negre nos deleita con:

Chimenea encendida.
Tiempo de estar juntos.

Tiempo de compañía.
Intensidad de relación.

Relación de intimidad […]

Enamoran las letras

Y el aroma del café

Poema de amor contra el frío.

Poemario
Artículo anteriorDr. Botella, la pausada reflexión de un internista
Artículo siguienteCómo debe tomarse la tensión
Directora de Prensa Social. Periodista. Doctora en Ciencias de la Comunicación. Máster en Dirección Comercial y Marketing y Gestión de RR.HH.. Profesora Universitaria Ciencias de la Información. Estudios de Psicología y Derecho. Miembro de The Geneva Global Media United Nations, Presidente de DOCE, Miembro del Comité Asesor de la Fundación López-Ibor, Miembro del Comité de Ética Sociosanitarios EULEN, Consultora de Comunicación loquetunoves.com. Autora libros: Actos sociales y familiares, fotografía social. Junio 2012. Coautora: El cerebro religioso con María Inés López-Ibor. Enero 2019.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí