Cortos, entretenidos y descargables, los reels de Instagram están a la orden del día; un carro al que le será fácil subir, siguiendo estos pequeños consejos.

Hacer reels en Instagram exige un mínimo de estilo, un poco de planificación y algo más de gusto, dejando para las Stories ese formato de espontaneidad. Una moda que empezó entre los famosos e influencers hará cosa de dos veranos, más o menos, y que ahora crean, consumen y disfrutan hasta los más reacios.

Pero ¿qué es un reel?

Se trata de una receta de éxito que comenzó en Tik Tok y que otras redes sociales, Instagram a la cabeza, no ha tardado en hacer suyo. Originales, breves, audiovisuales y con un formato, lenguaje y forma algo diferente al contenido que abunda en el resto de la plataforma, los Reels de Instagram tienen un algoritmo tan caprichoso que, salta a la vista, se les han ido de la mano hasta a los propios desarrolladores.

¿Cuál es su objetivo?

Conquistar en apenas 120 milisegundos en total, para que quien esté al otro lado de la pantalla se quede a consumir más y más. ¿Cómo puede conseguir esto? Concentrando el momento más impactante o llamativo al comienzo del vídeo, habitualmente, el cual suele durar entre 15 y 60 segundos, como máximo, a fin de captar enseguida la atención de los seguidores.

Una vez explicados a grandes rasgos los reels de Instagram —que en esencia no difieren mucho del que permiten otras plataformas— a decir verdad, toca abordar los mejores consejos y trucos para alcanzar el éxito con este formato en las redes sociales.

Primer paso

Tener una idea clara. Por muchos proyectos que uno tenga in mente con los reels, más vale priorizar, descartar, discriminar y, a partir de ahí, centrarse en lo que uno quiere contar. Lo que ocurre es que a veces, una vez escogido el proyecto, uno sigue encontrándose con dificultades para plasmarlo en un vídeo. La solución es muy simple: hacer un guion gráfico (storyboarding) en un papel.

No tiene por qué ser perfecto; ni siquiera tiene que estar bien pintado. Basta con dibujar las escenas, primero, colocar los personajes según el orden de la trama pensada, después, y finalmente plasmar en texto la acción que se busca contar.

Un guion rápido que, en suma, sirva de guía para quien vaya a hacer el reels en Instagram.

Y en este sentido, la función «alineación» que habitualmente suele aparecer en las herramientas de edición es bastante útil y de mucha ayuda, ya que hasta cuenta con planos fijos o con poco movimiento, de modo que uno puede jugar con el montaje, sin mucho conocimiento previo en la materia, pudiendo fijar fotogramas ya capturados, seguir grabando tomas sobre las imágenes, añadir contenido multimedia, inyectarle CGI y cromas, e incluso hacer cambios repentinos de ropa.

Lo mejor es grabar los vídeos desde el móvil

Si bien Instagram permite grabar estos pequeños vídeos de no más de 60 segundos, lo cierto es que suelen ser clips con baja calidad, ya que la aplicación tiende a comprimir datos para ahorrar espacio; así que sí, recomendamos capturar el momento con la cámara del móvil y luego ya, subirlo a la plataforma. ¡Atención!

Porque hay que asegurarse de que el vídeo seleccionado encaja perfectamente en la plantilla de Reels de Instagram, tanto en formato como en duración. Esto significa que debe cumplir con los requisitos de 60 segundos como mucho, 1080 × 1920 píxeles de resolución, como máximo, y debe presentar una relación de aspecto de 9:16, grabándolos en posición vertical, si es posible, ya que así uno se asegura de que se podrá reproducir a pantalla completa, ahorrándose por tanto la tarea de editarlo o retocarlo después.

Sacar partido a los audios de otros reels de Instagram (o de otras redes sociales)

Esta función permite coger el audio de un vídeo y añadirlo a la representación audiovisual de uno. ¿De qué manera? Seleccionando en la interfaz la pista en reproducción, tras lo cual solo sería hacer clic en «Usar audio».

Cabe aclarar, en este punto, que la grabación en cuestión tendrá la misma extensión de reproducción que tenía en el clip extraído, así como las mismas notas, por lo que es muy útil al ir a doblar una voz, por ejemplo.

Recurrir al temporizador de reels de Instagram

Puesto que la plataforma solo permite subir vídeos de un minuto de duración, a lo sumo, y ya que es absolutamente tedioso andar contando segundo a segundo cuánto lleva uno de grabación, la herramienta «temporizador» es una perfecta aliada a la hora de ayudar a no perderse en el tiempo y a controlar el reloj para que el clip resultante cumpla con las exigencias de duración de la ap. ¿Cómo funciona?

Lo primero es empezar a grabar; lo segundo es seleccionar la duración exacta del reels de Instagram que uno tiene pensado, para lo cual solo hay que desplazarse en el menú y hacer clic en el botón con forma de reloj. Bien configurada esta opción, la grabación se pausará automáticamente ella sola, nada más alcance el límite de tiempo escogido.

Cerramos la lista de trucos para bordar los reels de Instagram recomendando guardar las portadas de dichos reels, eligiendo el fotograma que a uno más le guste; apostar por la originalidad en lugar del plagio o una copia barata de lo que otros ya han hecho; y guardar las tomas realizadas antes de descartarlas, no importa si la grabación ha requerido de 15 o 30 intentos, pues Instagram permite conservarlos en la galería aun cuando no se hayan publicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí