Durante la presentación de la ‘Guía de Inclusión Laboral de las personas con discapacidad en las empresas’ elaborada por UGT, Gemma Ramón, responsable de Derechos Sociales propuso replantear las políticas de inclusión laboral de las personas con discapacidad en España debido a que en la actual legislación vigente existe cierta perversión y no se cumple ni es exigido el cumplimiento de la cuota de reserva para la contratación de este colectivo.

“La legislación no deja de ser en cierta manera perversa”, sostuvo Ramón, quien incidió también en que a veces son más bajas las sanciones cuando se incumplen las obligaciones que la contratación de personas con discapacidad o la puesta en marcha de medidas alternativas, puesto que las multas oscilan entre 300 y 30.000 euros.

En la guía de UGT recoge cuestiones como la definición de conceptos como discapacidad o “ajustes razonables”, al tiempo que incorpora recomendaciones para tener presente la inclusión de la discapacidad en la negociación colectiva.

Asímismo queda reflejado un alegato a favor de mantener el puesto de trabajo, y adaptarlo, en el caso de que se produzca una discapacidad sobrevenida.

«El desconocimiento de la discapacidad y los prejuicios y tratamientos culturales operan como obstáculos en la inclusión social y laboral de las personas con discapacidad”, ha advertido la secretaria de Políticas Sociales y Vivienda de UGT, Ana Isabel Gracia, quien reclamó una mesa de diálogo social específica para potenciar la inclusión de la discapacidad en el mundo laboral.

En 2022 la tasa de empleo se situó en el 27,8 % y la tasa de paro en el 21,4 %. Estos porcentajes difieren mucho de las cifras de las personas sin discapacidad establecidas en el 68 % y el 12 %, respectivamente.

«A esto se une una alarmante tasa de inactividad del 64,7%, cuando en las personas sin discapacidad en edad de trabajar era del 22%”, prosiguió Gracia, quien aseveró que en 2022 se formalizaron 314.948 contratos para personas con discapacidad, lo que supone tan solo el 1,72 % del total de los contratos registrados.

“Además y a pesar de la reforma laboral que entró en vigor en 2022, la baja calidad en el empleo sigue reflejándose en el hecho de que tan solo uno de cada tres contratos sean indefinidos”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí