Un poema: Camino del sepulcro va silente 

0

Camino del sepulcro va silente 
el tétrico cortejo funerario 
trasladando en blanquísimo sudario 
el Cuerpo redentor del Dios yacente. 

Sólo la Cruz, con su expresión doliente, 
sobre el monte roquizo del Calvario  
nos muestra su abandono solitario 
cual testigo del drama irreverente. 

La tarde, se hace noche nubarrada  
sin luna, sin estrellas ni luceros… 
poblándose de espectros fantasmales. 

Cuando Cristo reposa en la morada 
que Arimatea cedióle, los senderos 
se abarrotan de lirios pasionales. 

Manuel García Romero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí