De los nocturnos juegos

con las pelvis en arco

tu voz amada

era

la más difícil de seguir.

Me moraba

en el vientre.

Lucrecia Romera

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí