Un poema

0

Esta tierra

(A José Luis López de Lacalle,
que era mi amigo y me lo mataron.)

La tierra esta que ocupas, tan extraña,
fue la de mi niñez y ahora es ajena:

la llenaron de mitos y de engaños
los clérigos civiles que la están gobernando.
Ay de los hombres libres, de las dulces mujeres
que pensaron vivir en el laberinto;
ay de los que soñaban que este mundo
era infinito y era de todos.

Esta tierra en que nací, que no era mía,
pues yo creía que era de todos,
se ha vuelto amarga y dura y asesina,
y ahora es de nadie, si no es
de los que la han convertido en la patria del odio.

La ría en que nací, el oscuro Nervión,
lleva sangre en sus aguas;
los montes que parían los ricos minerales
son hoy rojas murallas, castillos militares
que se alzan como puños de odio militante.

En mi tierra cercada vivo como un exilio
mi libertad borrada.

Ya no soy ciudadano del mundo que soñara
fraterno y solidario,
abierto como un ramo de olorosos claveles.

Una cárcel inmensa con centinelas de odio,
un castillo con rejas donde está prohibido
mirar el horizonte;
una patria pequeña, llena de cicatrices,
es ahora lo que tienes
antes de que te mate
algún torpe asesino.

(Vidal de Nicolás, Portugalete, 10 de junio de 2002)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí