Corazón, le olvidaremos
en esta noche tú y yo.
Tú, el calor que te prestaba.
Yo, la luz que a mí me dio.
Cuando le hayas olvidado dímelo,
que he de borrar aprisa mis pensamientos.
Y apresura tu labor no sea que en tu tardanza
vuelva a recordarle yo.


Emily Dickinson

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí