Un restaurante 100% accesible

0
Uno de los grandes problemas de las personas con discapacidad es encontrar un restaurante, un bar, una cafetería completamente accesible.
Personas con discapacidad en un bar. Foto: Elévate©

Uno de los grandes problemas de las personas con discapacidad es encontrar un restaurante o un bar completamente accesible. Desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE) insisten en que no se debe escatimar en elementos que favorezcan la accesibilidad.

Los empresarios hosteleros cada vez a están más concienciados de la importancia que tiene ofrecer soluciones de accesibilidad.

Los obstáculos que pueden existir en nuestros locales no sólo son barreras para personas con determinadas discapacidades, son también barreras para que nuestra actividad empresarial llegue a ellos con la calidad de servicio que deseamos, asegura José María Rubio Marín, presidente de la CEHE.

Esos obstáculos han de evitarse o eliminarse para bien de una hostelería que, incluso por su legítimo interés de desarrollo empresarial y de beneficio económico, ha de estar real y efectivamente abierta y accesible a todas las personas.

Si tu restaurante ofrece soluciones a clientes con necesidades especiales, no solo te aseguras una venta, sino la fidelidad de las personas.

Los establecimientos accesibles son aquellos donde la arquitectura y los servicios están adaptados a clientes con necesidades especiales.

¿Cómo lograr que tu restaurante sea accesible?

La experiencia y testimonios de las personas con discapacidad han sido indispensables para elaborar guías informativas donde se detallan las características específicas que debe reunir un establecimiento, con el objeto de que el usuario pueda elegirlo en función de sus propias necesidades.

Hasta hace unos años los restaurantes tan solo contaban con los logos de accesibilidad habituales, que ofrecen una información ambigua ya que un símbolo no te explica cómo es el establecimiento al cien por cien y si está adaptado y hasta qué punto.

Si eres propietario de uno de estos establecimientos debes tener muy claro el perfil de cliente con necesidades especiales.

Identificar las necesidades específicas de cada cliente

Uno de los grandes problemas de las personas con discapacidad es encontrar un restaurante, un bar, una cafetería completamente accesible.
Mujer con discapacidad en un bar. Foto:©Elévate

Se refiere a personas que tienen discapacidad auditiva, visual, motriz y/o intelectual.

Pero no solo se trata de responder a las demandas con adaptaciones estructurales del restaurante, sino también con un cambio de perspectiva y una toma de conciencia en lo que a estos clientes necesitan.

La actualización y la información al personal que trabaja contigo es un primer paso.

Se debe tener en cuenta que, de la población menor de 65 años, el 10% posee alguna diversidad funcional. Cuantas más herramientas se ofrezcan para satisfacer a estos usuarios mayor será el crecimiento de tu restaurante.

Resulta clave, por tanto, identificar las diferentes necesidades que pueden presentar los comensales.

Si el usuario va en silla de ruedas adapta tu restaurante desde el punto de vista arquitectónico, instalando rampas y sanitarios especiales. Además, es bueno que sepas que para comunicarte tienes que hablarles de frente, de modo que no tengan que girar la cabeza para mirarte.

En el caso de clientes con deficiencias auditivas algunos casos pueden hablar, aunque con diferencias de entonación y articulación sonora. Es muy importante hablar normal, vocalizar bien, ponerse en frente de la luz y no gritar ni gesticular en exceso.

Cuando acuda a nuestro establecimiento un cliente ciego o con capacidad visual limitada si llega acompañado de un perro guía, no dudes en dejarlo pasar a tu local. El animal debe permanecer siempre junto a su dueño.

Las necesidades especiales pueden abarcar también dificultades en el ámbito de la discapacidad intelectual. En estos casos es aconsejable mostrarse natural, emplear palabras sencillas y amistosas. No debemos incurrir en el error de hablar a estas personas de forma infantil. Se trata simplemente de dirigirte a ellas en consonancia a su edad.

No se debe escatimar en elementos de inclusión: todo suma, desde el menú en braille, las rampas y accesos especiales hasta carteles y señalizaciones con signos comprensibles por sordos.

En este punto debemos recordar que no se trata de una concesión a una parte de nuestra población, sino del derecho de toda persona vivir una vida plena, como ya se apuntaba en el artículo Tengan en cuenta las discapacidades de nuestro periódico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí