Usted es parte del problema

0

Usted, sí, usted: sepa que es parte del problema.

¿Que de qué problema, me pregunta usted, precisamente usted, a quien interpelo? Uyuyuy, mal empezamos. No mire para otro lado —con su cinismo característico— y asuma, con todas las consecuencias, su condición al menos parcialmente problemática.

Sepa usted, parte del problema, que semejantes preguntas (o cualesquiera otras) identifican a quien las profiere como parte-del-problema. Peor aún, esta actitud suya, tan negativo-negacionista, tan destructiva, tan irresponsable de poner en cuestión no ya la naturaleza del problema sino —en el colmo de la desfachatez— el problema mismo, su propia existencia (¡su inalienable derecho a existir!) conduce irremisiblemente a las tinieblas del negacionismo.

¿Que quién soy yo? Ya empieza a fastidiarme con tanta preguntita impertinente. Pues ¿quién voy a ser? Yo soy la solución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí