Los cambios generados en la estrategia de inoculación contra la covid-19 han provocado la caducidad de un porcentaje de las vacunas, según avisó el Gobierno.

En una respuesta escrita y dirigida al Grupo Parlamentario Popular, el cual cuenta con amplia representación en el Congreso, el Gobierno no solo admitió que están en posesión de una parte muy pequeña de vacunas recibidas ya caducadas; además aseguró que ello se debe, principalmente, a la adecuación de la logística a los cambios en la Estrategia de vacunación.

Las vacunas contra la covid-19 caducan en manos del Gobierno

Un escrito sellado y firmado, además, que se muestra bastante concluyente con el tema:

«Los ritmos de vacunación pueden ser cambiantes, dificultando la estimación de las dosis necesarias en los puntos de administración», en palabras del Ejecutivo. «De manera general, las vacunas tienen unas condiciones de conservación particulares y una fecha de caducidad específica que se puede ir aumentando, en ciertos casos, conforme se dispone de datos de estabilidad cada vez a mayor plazo».

Ello significa, no obstante, que a la hora de organizar una campaña de vacunación a tan gran escala como en la que ha sido partícipe el país, y a instancias del Gobierno de España, las comunidades autónomas recurrían a descongelar vacunas, a fin de prepararlas y ponerlas al alcance de los puntos de vacunación cada vez más amplios.

«Eso ha hecho que se hayan descongelado algunas vacunas que no pueden volver a congelarse y cuyo periodo de validez se acorta una vez descongeladas», agregó el Gobierno en su respuesta al PP.

En otra réplica congresista sobre vacunas caducadas, dirigida esta vez al Partido Político de VOX, el Ejecutivo declaró que cualquiera de tales vacunas caducadas debe ser destruida, tal y como se haría con el resto de los medicamentos, lo que descarta implícitamente enviar vacunas próximas a caducarse a través de la donación por COVAX.

«La operativa de COVAX parte de dosis entregadas directamente desde las plantas de fabricación, y se responsabiliza de la conservación y distribución de las vacunas hasta el país destinatario de la donación».

El papel de Sanidad en la caducidad de las vacunas contra el coronavirus

En este sentido, es desde el Ministerio de Sanidad donde se trabaja para «evitar la pérdida de cualquier vacuna», un procedimiento que está sujeto a «muchos condicionantes», dicho sea de paso. Variantes que empiezan desde el bando de los países receptores, teniendo en cuenta sobre todo que la recepción de las vacunas precisa de un gran esfuerzo técnico; un brío que ayude a organizar una cadena de logística compleja que mire sobre todo por las condiciones de conservación, las cuales son bastante especiales, por cierto.

De hecho, y a juzgar por lo detallado en el papel firmado por el Ejecutivo, en estos momentos a fecha actual de abril hay 709.600 dosis de la vacuna de AstraZeneca almacenadas de manera temporal en toda España, 765 de la Janssen, 2.544.060 de la Moderna y 11.871.092 de la de Pfizer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí