Viajes baratos por España que descubrir en 2023 tras la jubilación

0
Viajes del Imserso: comienza su comercialización
© Mónica Silvestre. Pexels

No existe mejor combinación que la jubilación y el Imserso para recorrer España. Viajes baratos y además adaptados a quienes solo les resta disfrutar de la vida.

Pese a que las zonas con playa encabezan las preferencias de los viajeros del Imserso, lo cierto es que España está a rebosar de un ocio turístico inclusivo; viajes baratos que se adecúan a las personas mayores, ya que estas les pueden sacar todo su jugo y beneficio y aprovechamiento ocio-cultural.

Hablamos de rutas culturales que transitan por la costa, pero también por la naturaleza, repartiéndose entre las islas, el interior y el norte de la Península, tal y como ocurrió con los viajes del Imserso más baratos de 2022.

¿Cuáles son las ventajas de los viajes del Imserso?

La jubilación no solo pone fin a la vida activa laboral. También le dice adiós al no viajar por cuestiones de trabajo, dinero o conciliación familiar. De hecho, esta nueva etapa de la vida equivale, para muchos, a una gran oportunidad para echarse a la carretera y llegar a destinos que antes, por diversos obstáculos del ajetreo diario, eran inalcanzables.

Pero ante una oportunidad de oro como esta, la pregunta que cabe hacerse y contestar es, desde luego, ¿dónde puede viajar barato por España, una vez alcanzada la jubilación?

He aquí donde entran en acción los paquetes turísticos del Instituto de Mayores y Servicios sociales (Imserso), los cuales cuentan con un programa que empieza en octubre y termina en junio. Para inscribirse solo hace falta cumplimentar la solicitud de reserva de plazas, bien a través de las páginas oficiales de Mundiplan y Turismo Social, las empresas adjudicatarias de estos paquetes, o de manera presencial en las agencias de viajes autorizadas y distribuidas por todo el territorio nacional.

Prueba de esta oportunidad turística tan bien aprovechada es el matrimonio de Carmen Cantarero y Fernando García-Abad, de 69 y 70 años, respectivamente, que con los viajes del Imserso han podido conocer otras fronteras más allá de su Tarancón (Cuenca) natal, como la andaluza Punta Umbría de Huelva, o la ciudad de Benidorm, ubicada en la costa alicantina; además de llevarse a casa la experiencia de alojarse en un hotel de cuatro estrellas, con un servicio y comida muy en concordancia.

Y si bien los litorales de Cataluña y la Comunidad Valenciana han sido los más demandados entre los viajeros del Imserso, tradicionalmente hablando, se entiende, en una clara preferencia por disfrutar del sol y la gastronomía que tanto caracteriza a esta geografía playera, en las últimas temporadas los pensionistas del Imserso han hecho resurgir de sus cenizas abandonadas el interés por otros destinos turísticos andaluces, sobre todo los que se ofrecen a la orilla de la Costa del Sol.

Algo que no es de extrañar, por cierto, teniendo en cuenta sus 150 kilómetros de playa, la gran oferta cultural e histórica que oferta, y los rincones rebosantes de interés como el Balcón de Europa, en Nerja, los acantilados de Maro, y la Cueva de Torrox, justo en el litoral malagueño.

Popular y muy recomendado, son enclaves vacacionales bastante populares y con una gran concentración hotelera, que rebosa buen clima y encandila al público general y, desde hace poco, también deslumbra a los viajeros pensionistas.

Pero los archipiélagos también están lanzando su canto de reclamo turístico

Tranquilidad y bellos paisajes: eso es lo que uno se encuentra al visitar los archipiélagos españoles, destinos a los que el programa del Imserso les suele asignar anualmente un total de 230.000 plazas, aproximadamente. Quienes suelen preferir abrirse ruta por estos lares son personas mayores muy activas, que prefieren viajar para conocer sitios nuevos y no refugiarse únicamente en los que prometen confort, un plato que ya tienen muy conocido y saboreado.

A este aumento de visita a los archipiélagos también ha contribuido el precio de los programas con pensión completa y transporte que el Imserso les reserva para la temporada del 2023, tal y como ocurre con las islas Baleares, que en esta temporada han recibido un total de 308,37 euros para estancias de nueve noches, y 248,96 euros en caso de querer pernoctar siete noches; un precio que al quitarle el transporte se queda en 236,07 euros en el primer caso y 195,78 euros en el segundo.

El archipiélago canario, por su parte, se pone en 405,53 euros para una duración de nueve noches y 330,51 euros en caso de elegir solo siete noches, y en ambos casos la cifra incluye pensión completa y transporte, bajando a 235,95 euros y 195,75 euros, respectivamente, si se prescinde del transporte.

En este sentido, puede decirse que tanto Menorca y Lanzarote, dos islas que lucen con orgullo su sello como reservas de la biosfera a ojos de la Unesco, son dos ejemplos claros de las nuevas demandas.

Y es que mientras la pequeña ubicación balear alardea de paisaje mediterráneo de playas de arena blanca y aguas transparentes, amén de una apacible estancia durante los meses de otoño, invierno y primavera, la isla de Lanzarote, la tercera más poblada del archipiélago canario, conquista por su gran reclamo natural, su geografía volcánica y, cómo no, también por su icónico parque nacional del Timanfaya.

El hedonismo de la cultura del vino, el aliciente perfecto para viajar tras la jubilación

Si algo caracteriza al norte e interior peninsular de España son sus miles de rutas culturales que se abren camino por una naturaleza que, si bien ya ha sido muy visitada, aún permanece incólume, o casi, al influjo del hombre.

A estos interesantes rincones el Imserso le reserva un total de 142.000 plazas, sabedor del gran aprecio que levanta entre los pensionistas de los viajes baratos de su programa de turismo. ¿Qué hace destacar a esta zona peninsular?

Los circuitos culturales, ante todo, que vienen a costar 271,71 euros por seis días y pensión completa y transporte; pero también las muchas excursiones que prometen más dinamismo y participación en las visitas, así como una experiencia algo alejada de lo clásico, siendo los programas más populares aquellos que desarrollan su itinerario por el norte de España.

Como ejemplo de esto último se yergue el circuito cultural por Asturias, uno de los viajes baratos que comienza en la capital de Oviedo, ciudad que, por otra parte, es todo un referente musical nacional e internacional, gracias a sus programas de ópera y zarzuela y otros géneros clásicos.

La ruta de este circuito continúa optativamente en Gijón, sin ir más lejos, donde el viajero del Imserso puede disfrutar del puerto pesquero de esta ciudad norteña de España, sentir en carne propia los latidos industriales y deportivos que le dan vida, o respirar al compás de los espacios naturales que oxigenan la urbe, véase el Jardín Botánico Atlántico, por ejemplo, o el artístico centro laboral Ciudad de la Cultura.

Viajes baratos que se abren camino por el resto de la comunidad asturiana, donde no faltan las experiencias al aire libre y en plena naturaleza, así como visitas a emblemáticos destinos como Cangas de Onís, refugiado en el corazón del Parque Nacional Picos de Europa, y las excursiones a los lagos de Covadonga. Un circuito cultural bastante completo que prosigue su marcha por los municipios de Tazones, Villaviciosa, Luanco y Candás, todos pertenecientes al Principado asturiano.

Resumiendo, las ofertas del Instituto Social de Mayores y sus muchas propuestas de viajes baratos se van adaptando a las tendencias de viajes que los propios pensionistas van marcando con sus preferencias. Prueba de ello es el renacer del turismo en la naturaleza, potenciado en los últimos años por el Imserso, a la vista de que cada vez son más las personas que buscan descansar a la sombra de entornos rurales, rendirse a su relajado sosiego y, para los más activos, practicar diversas actividades en plena naturaleza, aunque con una intensidad moderada las más de las veces, eso sí.

De las cualidades de este itinerario habla por sí solo el destacado programa por las sierras de Cazorla, Las Villas y Segura y. Declarado parque natural, se trata de un enclave montañoso que abarca en la totalidad de su expansión las provincias de Jaén y Granada, a la par que desalienta e impresiona sus colosales picos y sus relieves escarpados, desde el enclave de Las Empanadas y el de Cabañas, por ejemplo, hasta el Yelmo, mismamente; una tríada muy atractiva situada en torno a los 2.000 metros por encima del nivel del mar.

A estos viajes baratos por el montañoso entorno andaluz se suma asimismo la oferta de visitas guiadas para descubrir el legado íbero, romano y árabe que dan historia a esta autonomía sureña, legados que especialmente hacen huella en los municipios de Cazorla, Baeza, Úbeda, Tíscar y La Iruela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí