El Dragon Boat es una modalidad del piragüismo recomendada para la rehabilitación del cáncer de mama. «Vientos de Cartagena» es un equipo de mujeres que manejan la pala como la vida; con determinación.

Todo empezó cuando en 1996 el doctor canadiense Don McKenzie, especialista en medicina deportiva, decidió formar un equipo de remo con un grupo de pacientes que había superado el cáncer de mama.

Este tipo de tumores provocan una inflamación de la axila del pecho operado por acumulación de la linfa (linfedema); y se comprobó que el movimiento del paleo es lo mejor para combatirlo.

Veinte años después, esta iniciativa llegó a España y en la actualidad existen seis clubes que participan en una categoría denominada BCS (Breast Cancer Survivors), en la que el único requisito para competir es tener carcinoma de mama.

«Vientos de Cartagena»: un soplo de esperanza

Lorena Madrid es la timonel del equipo de Dragon Boat «Vientos de Cartagena». Le detectaron un cáncer de mama en 2014 cuando tenía 33 años.

Hoy, con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama nos atiende, justo minutos de someterse a una mamografía, para contarnos cómo la práctica de este deporte ha mejorado su vida.

Tripulación de Dragon Boat
Dragon Boat Vientos de Cartagena con Lorena Madrid de timonel. Foto cedida por L. Madrid.

Como ella misma confiesa a Prensa Social los beneficios físicos son innegables, pero aún lo son más los psicológicos.

«Lo más importante es el equipo. Es llegar a un sitio donde con solo mirarte entiendes lo que le pasa a la compañera que tienes enfrente, porque tu familia te quiere, pero no te comprende».

Y es que, estas mujeres, y nunca mejor dicho, navegan en el mismo barco; en el de la lucha contra el cáncer de mama.

«El Dragon Boat es sentirte comprendida, que tus problemas parezcan más pequeños cuando los compartes con el resto del equipo», confiesa su timonel.

Aquí remamos todas

Este es un deporte, sin duda, de equipo, que nació en China hace más de 2000 años, y que en la actualidad ayuda a muchas personas con cáncer de mama.

Cada viernes la tripulación del «Vientos de Cartagena» se reúne en el Real Club de Regatas de Cartagena (RCRC).

Es un grupo muy heterogéneo. Acaba de incorporarse una joven de 29 años, nos relata Lorena, pero también cuentan con una señora de 63 años que compite actualmente. Porque, como ella dice, «si el cáncer no entiende de edad, este deporte tampoco».

Vientos de Cartagena entrenando
Vientos de Cartagena entrenando. Foto cedida por L. Madrid.

«Puede haber mujeres en el equipo en cualquier estado de la enfermedad, pero eso sí, tienen que contar con el visto bueno del oncólogo para poder remar. De hecho, tenemos algunas compañeras que tienen cáncer de mama metastásico, es decir, van a continuar enfermas».

Prosigue Lorena «tenemos una palista que se dio una sesión de quimio el jueves pasado y esa misma noche viajó a Asturias para competir en el Campeonato de España. Éstas son las súper campeonas del equipo»

En una jornada tan señalada insiste en que «después del cáncer hay mucha vida, incluso aunque se tenga un cáncer metastásico».

Estas piragüistas han sido campeonas de España en la categoría de 200 metros en 2019. Y ese mismo año quedaron cuartas en Europa; sólo por citar algunos de sus logros. Porque, sin lugar a duda, el mayor de ellos es continuar remando cada día contra el cáncer y a favor de la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí