Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, diversas empresas relacionadas con mayores llaman a la concienciación sobre los casos entre las personas mayores.

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebrará mañana, jueves 25 de noviembre, muchas entidades alzan la voz para visibilizar y concienciar sobre los casos de violencia de género que se producen en España.

Un 13 por ciento del total de mujeres fallecidas en España tenían más de 60 años

Hablamos con ORPEA, grupo de residencias de personas mayores y atención a la dependencia, que ha querido poner el foco en los sucesos que tiene a personas mayores involucradas. Y es que, según el Instituto de las Mujeres, organismo dependiente del Ministerio de Igualdad, han sido asesinadas 164 mujeres de más de 60 años desde 1999 hasta 2020. Por tanto, un 13 por ciento del total de 1.297 mujeres fallecidas en nuestro país durante estos años eran sexagenarias o de mayor edad.

Una realidad ocultada

Estos datos muestran una realidad que, en muchas ocasiones es ocultada. De hecho, según refleja la última macroencuesta de ‘Violencia contra la Mujer’ del Ministerio de Igualdad, el 42,1 por ciento de las mujeres de 65 años o más han sufrido violencia física, sexual o emocional a lo largo de sus vidas.

«las mujeres mayores ocultan la violencia vivida en bastante mayor medida que el resto de mujeres, con todas las implicaciones que esto conlleva»

Por ello, se pide una mayor concienciación entre la sociedad sobre los casos de violencia de género entre las personas mayores. «Las mujeres mayores víctimas de violencia recurren en menor medida a servicios de ayuda psicológica, social o legal, según el CIS (el Centro de Investigaciones Sociológicas). Son casos menos denunciados por las víctimas», nos explica Cristina Cantero, directora de Relaciones Institucionales de ORPEA Ibérica.

Mujer mayor: doble discriminación

Como hemos comentado en artículos anteriores, las mujeres mayores se enfrentan a una doble discriminación: por ser mujer y por su edad. «Las mujeres mayores sufren una doble discriminación. A la propia violencia machista se le añade el edadismo, la discriminación en base a su edad, por la cual la sociedad aún mantiene estereotipos negativos hacia las personas mayores, los cuales imponen barreras a estas mujeres para denunciar el maltrato y a las instituciones para detectarlo», señala Cantero.

«Las residencias de mayores pueden jugar un papel importante en la lucha contra el maltrato»

Además, apunta: «la falta de una alternativa habitacional lejos del agresor es otro de los principales escollos que tienen las mayores. Las residencias de mayores pueden jugar un papel importante en la lucha contra el maltrato. Los profesionales que atienden a las mujeres mayores deben tener una formación específica que les dote de herramientas para poder detectar y prevenir situaciones de maltrato en personas mayores».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí