Viruela del mono: los grupos de riesgo preexposición podrían recibir vacuna en Madrid

0

Pese a que el ECDC descarta vacunar de viruela del mono a toda la población, Madrid proyecta vacunar por preexposición a practicantes sexuales de alto riesgo.

A España le han bastado casi dos meses desde su primer caso notificado para alcanzar y superar la franja de los dos mil infectados de viruela del mono; 2.034 positivos, para ser exactos. Un conteo que recientemente han reflejado los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE), bajo la coordinación del Ministerio de Sanidad y a fecha del pasado 8 de julio.

Más de dos mil infectados y un grupo expuesto aún por proteger

Durante la celebración del nuevo encuentro de la Comisión de Salud Pública prevista para este martes, la comunidad de Madrid solicitará un cambio en el protocolo de vacunación de la viruela del mono, en favor siempre de los grupos de especial riesgo.

Así, de pasar a contemplar únicamente la vacunación postexposición de los contactos de casos confirmados, algo que ya está previsto actualmente en los protocolos del Ministerio de Sanidad, la consejería de Salud que dirige Enrique Ruiz Escudero en Madrid aspira a que se contemple también la vacunación preexposición de grupos de especial riesgo, hayan estado o no expuestos a la infección por contacto conocido con algún caso declarado; una petición que se aprovecha de que el país haya recibido recientemente desde Bruselas más dosis de esta vacuna, y a que la región capital de España esté en cabeza de la lista de autonomías más infectadas.

Un tipo de vacunación contra la viruela del mono que países como Francia y Reino Unido llevan días recomendando, y que el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) apoya específicamente, reflejándolo así en la última actualización de su informe de evaluación.

En dicho documento, el organismo europeo aclara que, si bien «no se requiere ni se recomienda la vacunación masiva contra la viruela del mono», sí respalda la priorización en el momento actual de «los hombres que mantienen sexo con hombres (HSH) con mayor riesgo de exposición, así como el personal de primera línea con riesgo de exposición ocupacional».

A juzgar por lo que muestra la incidencia de la viruela del mono recogida en RENAVE, de los 2.034 casos detectados en toda España, 922 corresponden a Madrid, seguidos en segundo y tercer lugar de Cataluña y Andalucía, con 665 y 181 positivos, respectivamente. Una lista en la que figuran 16 autonomías en total.

Un perfil de afectados que no difiere mucho de los rastreados en otros países

Igualmente, y respecto al perfil de los contagiados, el último informe ministerial recoge que «España es en la actualidad uno de los países más afectados a nivel global» por la viruela del mono, siendo que «durante el mes de mayo y junio 2022 presentó una tendencia ascendente de casos notificados que continúa en el momento actual», a lo que añadieron que «la gran mayoría de las comunidades autónomas han notificado casos, aunque con grandes diferencias entre ellas».

Comparte, eso sí, una característica con el resto de los países, donde se han identificados casos «fundamentalmente en población HSH (hombres que tienen sexo con hombres), siendo el mecanismo de transmisión en la gran mayoría de los casos a través de contacto físico muy estrecho, principalmente en el contexto de las relaciones sexuales de alto riesgo. Sin embargo, si dicha transmisión sostenida no es controlada de manera óptima, hay un riesgo importante de que ésta se desplace a otros grupos poblacionales por el mismo mecanismo de transmisión, siendo posible la afectación de otros grupos, y la aparición de casos graves en poblaciones vulnerables».

Para Oscar Zurriaga, vicepresidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE), es mejor mantener el actual protocolo de vacunación contra la viruela del mono, y más cuando en esta enfermedad impera cierto estigma sobre la infección; hacer que el protocolo de Sanidad no contemple únicamente una protección en fase post exposición y empiece en cambio a inocular a colectivos de riesgo, contribuiría a dificultar la identificación de casos con virus del simio, así como su control, propagando un erróneo prejuicio que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha pedido frenar.

«El estigma que se ha empezado a lanzar con esta enfermedad está jugando absolutamente en contra de todo», lamentó el experto. «Se trata de una enfermedad por contacto estrecho, y el contacto estrecho no sólo es el contacto íntimo; el contacto estrecho se puede dar en muchas circunstancias», defendió. «Si pensamos que esto está acotado a un grupo de población concreto, y que no tenemos que preocuparnos, nos llevará a no poder yugular bien la transmisión del virus», advirtió.

De hecho, el 10,3 por ciento de los 429 casos de los que RENAVE dispone de información sobre el mecanismo de transmisión más probable se debió a un contacto estrecho no sexual. El mismo documento evaluativo detalla, asimismo, que 1.512 infectados por esta viruela del mono son hombres y 16 mujeres (teniendo en cuenta los que han querido proporcionar esta información, por supuesto), con una edad que oscila entre 3 y 76 años, siendo los 37 la media, y el rango más claro el que abarca de 31 y 44 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí