Virus corona: revelan las propiedades oncogénicas del SARS-CoV-2

0

El virus corona es sinónimo de contagio, enfermedad y precaución sanitaria. Y al parecer también guarda relación con los tumores malignos del cáncer.

¿Sabía que el coronavirus podría tener propiedades oncogénicas? O eso mismo sugiere un nuevo estudio español, emprendido por Alberto Gómez Carballa, Federico Martinón Torres y Antonio Salas Ellacuriaga, que durante su trabajo científico contaron con la colaboración del grupo de investigación GEN-COVID y el Imperial College de Londres.

Españoles e ingleses respaldan la teoría china de que el virus corona podría estar asociado con algunos tumores malignos

El estudio, publicado recientemente en la revista Journal of Infection y realizado por investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria (IDIS) de Santiago de Compostela, más exactamente por su adscrito GENVIP, el Grupo de Investigación en Genética, Vacunas e Infecciones, pone al descubierto las cualidades oncogénicas del patógeno que ha sembrado pandemia por el mundo, el virus corona, vinculando su carácter infeccioso con la pérdida de una proteína supresora de tumores.

Durante su trabajo, los científicos realizaron tres estudios con pacientes sanos e infectados de Covid-19, estratificados, eso sí, en función de su gravedad, abarcando desde enfermos críticos a graves, pasando también por afectados leves y personas saludables; y siempre estudiados en diferentes momentos tras sufrir la infección; es decir, después de 12, 16 y 24 semanas de haber salido negativo en el testo, o de haber recibido el alta médica.

Y es que según recoge la revista, tras lo mostrado y evidenciado por los investigadores, el virus corona posee una posible relación molecular y genética entre la infección de la covid y el cáncer; unas conclusiones alineadas con la hipótesis sugerida por investigadores chinos en otro estudio anterior y también difundido por la misma revista científica, por cierto, y en el que se alude a una relación entre el Covid-19 y el cáncer de endometrio severo.

El trabajo de los investigadores del IDIS, de hecho, añade más evidencias a esta posible relación, apuntando entre sus datos que podría abarcar un espectro del cáncer más general. ¿Cómo sería el proceso? Invasivo, primero, que además se replicaría después.

En opinión de estos científicos, todo comenzaría cuando los antígenos generados por el virus corona «secuestran» la proteína p53 que se localiza en el gen TP53, conocida ante todo por su potencial para detener el crecimiento de los tumores en el organismo.

«Esto no demuestra una relación causal entre SARS-CoV-2 y el cáncer», tal y como apuntaron los propios científicos involucrados en este ensayo. No obstante, «en el caso de que estudios más grandes en muestra y extensos en seguimiento lo confirmen, el impacto en la salud pública mundial sería enorme».

Pero ¿cuáles son las implicaciones de esta posibilidad?

Así, el virus invadiría p53, primero, provocándole daño oxidativo; tras lo cual empezaría a degenerar dicha proteína hasta adueñarse de las vías que controla, consiguiendo al final ignorar las respuestas inmunitarias enviadas a modo de defensa por el cuerpo humano; y creando con todo ello un cultivo que solo contribuye a facilitar su réplica.

¿Qué viene a significar todo esto? Que existe una alta posibilidad de que la medición de niveles bajos de p53 podría ser un biomarcador de enfermedad grave, al menos en un organismo infectado por el virus corona, y siempre según lo planteado por estos investigadores. Una naturaleza supresora de tumores que, asimismo, abre la puerta a que esta inhibición de p53, incentivado por el Covid-19, podría significar a largo plazo un factor de riesgo de carcinogénesis.

«Nuestra evidencia se origina en el ámbito de la expresión génica, lo que nosotros denominamos la transcriptómica», explicó al respecto Antonio Salas Ellacuriaga, uno de los participantes en la elaboración de esta investigación. «El hecho de que hayamos encontrado una evidencia convergente en tres estudios independientes sienta una base lo suficientemente sólida como para iniciar estudios en el ámbito clínico y epidemiológico que permitan arrojar luz sobre este posible vínculo», sostuvo.

Algo que su colega de trabajo Federico Martinón Torres remachó, señalando que «por el contexto pandémico por el que hemos pasado y seguimos estando, y por las consecuencias que podría tener en los sistemas de salud a medio/largo plazo, sería importante llevar a cabo estudios que delimiten el alcance concreto de nuestros resultados».

En este sentido, Salas matizó que «del estudio se infiere que el SARS-CoV-2 podría llegar a ser un factor de riesgo, como lo son otras muchas variables en diversos tipos de cáncer, desde mutaciones genéticas que aumentan el riesgo de desarrollar un cáncer hasta factores ambientales».

Unas posturas de opinión sobre esta interesante hipótesis de la relación del virus corona con el cáncer que confluyen paralelamente en una misma necesidad científica: realizar más estudios, principalmente, siempre con la intención de salir de dudas y conocer la verdad de la ciencia… deseando en el fondo estar equivocados, a la vista de lo que las implicaciones podrían entrañar.

Cabe añadir, por último, que la presente investigación recibió financiación directa del ‘Plan Rescata-COVID’ de la Axencia Galega de Innovación, GAIN, así como de ACIS, la Axencia de Coñecemento en Saúde; llegando a contar además con el apoyo económico tanto del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y los fondos europeos del programa H2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí