A fin de frenar el virus del mono en España, donde ya hay veintitrés casos confirmados y diecinueve aún por analizar, Sanidad proyecta hacerse con vacunas contra la viruela.

Reino Unido, Portugal y España ya no son los únicos países de Europa en haber notificado la presencia del Virus del mono en sus fronteras. Suecia e Italia se han sumado recientemente a la lista, cada una con un caso registrado sobre la mesa, lo que ha empujado a la Comisión Europea a recomendar vacunar contra la viruela tradicional a los contactos cercanos de aquellas personas infectadas por el nuevo brote del también llamado virus del simio.

Un consejo que el Ministerio de Sanidad de España ha tomado al pie de la letra, por lo visto, puesto que ha admitido su intención de comprar miles de vacunas contra la viruela común, a la vista de que también sirve para frenar la viruela del mono.

El futuro sanitario de España pasa por echar mano a las vacunas contra el virus del mono

La compra en cuestión se realizará próximamente, o así lo han asegurado desde el departamento dirigido por Carolina Darias, matizando en sus explicaciones que están «valorando y analizando distintas opciones terapéuticas en función de su viabilidad y efectividad», siempre a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

La vacuna candidata con más papeletas de alzarse finalmente en esta posible compra corresponde a Imvanex, elaborada por el laboratorio danés Bavarian Nordik. Se trata de un fármaco administrado en dos dosis de 0,5 mililitros, en un periodo espaciado de 28 días entre un pinchazo y el siguiente.

Un medicamento que lleva desde el 2013 contando con la luz verde de la Agencia Europea de Medicamentos (AEM o EMA, por sus siglas en español e inglés, respectivamente) y con su correspondiente aprobación para administrarse como suero contra la viruela tradicional; la FDA, por su parte, regulador sanitario de Estados Unidos, lo ha estado utilizando durante años como método inyectable contra antiguos brotes del virus del mono.

Imvanex contiene una forma modificada del virus llamada ‘viruela vacunoide de Ankara’, tal y como explicó la AEM, siendo este un componente que no causa la enfermedad en los seres humanos, ya que no puede ni replicarse ni reproducirse en las células humanas. Otra ventaja de este fármaco es que su similitud con el virus de la viruela convierte a los anticuerpos que produce en pequeños soldados eficientes y bien equiparados para erradicar del organismo a dicho patógeno ponzoñoso.

¿Cuál es la situación actual de la viruela del mono en el país?

Por otra parte, Sanidad proyecta administrar esta vacuna contra el virus del mono bajo una táctica muy conocida, la llamada “estrategia de anillos”, que no es otra que contactar con los contactos de los pacientes ya confirmados e inyectarles a ellos las dosis, y hacer lo mismo con las personas que han tenido contacto estrecho con estos contactos.

Hasta el momento, Sanidad ya ha confirmado que en España hay 23 casos afectados por el virus del mono, casi todos en Madrid y solo uno en Canarias, teniendo aún en cola otras 19 posibles infecciones para estudiar.

De hecho, actualmente el Centro Nacional de Microbiología se encuentra inmerso en el análisis de 25 muestras de casos sospechosos, sometiéndolos a pruebas de PCR, ya que por ahora es el único método conocido capaz de lanzar un diagnóstico diferencial entre todos los cuatro tipos de ortopoxvirus, la familia de virus causante de la viruela tradicional. Solo con la secuenciación, realizada en una fase posterior, se llega a determinar si el caso analizado es o no un paciente con virus del mono.

«Si se dispone de vacunas contra la viruela en el país, se debe considerar la vacunación de los contactos cercanos de alto riesgo tras una evaluación de riesgos y beneficios», manifestó el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) a lo largo de su nota informativa sobre la viruela del mono.

Un mensaje lanzado claramente a toda Europa, donde la estrategia de prevención contra la viruela del mono brilla por su ausencia.

«El efecto protector de la vacuna de la viruela contra la infección por viruela del mono se ha demostrado en estudios realizados en la década de 1980», expuso la entidad europea, agregando a renglón siguiente que tales sueros «mostraron una eficacia de hasta el 85%».

Un dato que, por fuerza, convierte a «la vacunación temprana tras la exposición con la vacuna contra la viruela dentro de los 14 días posteriores a la exposición por contacto cercano» en algo muy útil; en toda «una opción a considerar para reducir los síntomas», tal y como plasma el ECDC en uno de sus documentos sanitarios dirigidos a profesionales.

De igual forma, entre los proyectos a futuro de Sanidad para combatir el virus del mono figura asimismo la adquisición de toneladas de antivirales, con los que tratar a los pacientes afectados por este nuevo brote infeccioso del virus del simio. Una postura que el ECDC defiende a pies juntillas, por supuesto.

«Las organizaciones de salud pública y basadas en las comunidades deberían tomar pasos para aumentar el conocimiento sobre el potencial contagio de la viruela del mono en grupos de individuos que tienen sexo con otros hombres, sexo casual o con múltiples personas», aseguró por último el organismo europeo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí