Al menos 53 personas han sido detenidas por la Policía Nacional, la Policía portuguesa y un dispositivo de la División de Investigación Criminal (DIC) de los Mossos d´Esquadra a quienes se les ha atribuido los delitos de pertenencia a grupo criminal, delitos de estafa, blanqueo de capitales y robos con violencia e intimidación.

Durante 2023, el método del vishing ocupó la tercera modalidad de fraude por número de hechos, con una cifra anual superior a las 3.000 estafas. El operativo se llevó a cabo hace un mes, el 4 de junio, cuando se realizaron un total de 19 entradas y registros en Tarragona, Sevilla (Andalucía) y Faro (Portugal). La investigación ha sido coordinada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Reus y los detenidos pasaron a disposición judicial dos días más tarde. El dispositivo policial sigue abierto, a la espera de que se produzcan otras detenciones relacionadas con la recepción de dinero que tiene origen en estas estafas.

Las víctimas, todas ellas de edad muy avanzada, recibían una llamada por parte de un supuesto empleado del departamento de seguridad de una entidad bancaria. En ese punto, les advertían que estaban siendo observadas por grupos criminales que querían sustraerles su dinero, y las atemorizaban durante días con esta afirmación.

Una vez engañados los estafadores se coordinaban con otros miembros del grupo llamados «técnicos» accedían al domicilio haciéndose pasar por falsos trabajadores del banco, o falsos policías, se presentaban en los domicilios de las víctimas.

En el interior de la vivienda, bajo la premisa de impedir que la supuesta organización criminal les robara dinero, se apropiaban de sus tarjetas bancarias y el PIN de seguridad, les sustraían joyas, dinero en efectivo o dispositivos electrónicos. Los estafadores ejercían una gran intimidación que hacía que las víctimas se vieran forzadas a entregar sus pertenencias. En algunos casos, incluso, usando la violencia contra ella.

El dinero físico que obtenían de las víctimas era normalmente transportado físicamente en vehículo hacia Portugal, o utilizando agencias de envío de dinero, mientras que las transferencias bancarias fraudulentas eran recibidas por “mulas” y reenviadas nuevamente a cuentas controladas por la cúpula del grupo delictivo en Portugal.

Vishing, Phishing o Smishing

El término «Vishing» es la unión de las palabras VOICE y PHISHING, que significa cometer un fraude haciéndose pasar por un trabajador de una enteidad a través de una llamada. También es frecuente la combinación del vishing bancario con el conocido como smishing, de tal forma que la víctima recibe, en primer lugar, un SMS en su teléfono que simula ser, por ejemplo, un banco, y seguidamente el criminal llama por teléfono haciéndose pasar por un empleado de la misma entidad bancaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí