A mayores enfermedades crónicas, mayor riesgo de demencia

0

Aunque la demencia es una guadaña que puede caer sobre cualquier persona, existen ciertas enfermedades crónicas que actúan como acicate de riesgo.

La multimorbilidad se produce cuando una misma persona padece de dos o más enfermedades crónicas. Una condición clínica que, en la mediana edad, expone al paciente a un mayor riesgo de demencia en el futuro, según un estudio británico publicado en ‘The BMJ’.

¿En qué se basó el trabajo?

Cabe aclarar, antes que nada, que al hablar de enfermedades crónicas se está haciendo alusión a la diabetes, a la depresión y a la hipertensión arterial, ya que son las afecciones más comunes de este tipo, junto a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y a aquellas patologías coronarias. Son dolencias que formaron parte de una lista predefinida de 13 enfermedades crónicas, en respuesta al compendio con el que los investigadores definieron en el trabajo a la multimorbilidad.

De hecho, los resultados del trabajo, el cual se basó por cierto en el estudio de un amplio número de adultos británicos, vinieron a esclarecer que el riesgo es mayor cuando las afecciones que generan las enfermedades crónicas se desarrollan a mediados de los 50 años, una edad ligeramente más temprana de lo habitual para este espectro de patologías.

En el ensayo, los científicos involucrados en su elaboración tomaron como punto de partida los datos de más de 10.000 voluntarios de ambos sexos, que vivían en Reino Unido y que participaban en el estudio Whitehall II, el cual analiza la asociación existente entre los diferentes factores sociales, conductuales y biológicos que a largo plazo influyen en la salud.

Con esos datos extraídos y fechados entre 1985 y 1988, los investigadores se marcaron como meta el examinar la asociación a largo plazo que existe entre la multimorbilidad sufrida con 55, 60, 65 y 70 años, y la demencia que aparece más adelante, transcurrido el tiempo y avanzada la edad.

La exposición a los problemas cognitivos aumenta ante la avalancha de las enfermedades crónicas

Para ello, recurrieron a los registros hospitalarios y de defunción datados hasta el 31 de marzo de 2019, contando con participantes que no padecían de ninguna demencia en ese momento, y cuya edad oscilaba desde los 35 hasta los 55.

El 6,6 por ciento de los 10.095 participantes acabó con multimorbilidad a los 55 años, algo que quedó de manifiesto tras un extenso seguimiento de 32 años, aproximadamente, habiendo el 32 por ciento de ellos padeciéndolas a los 70 años.

Un tiempo en el que los investigadores tuvieron en cuenta factores como la dieta, el sexo, la edad, la educación, el origen étnico y el estilo de vida… llegando a identificar 639 casos de demencia. ¿El resultado? Una multimorbilidad a los 55 años, brindada por dos o más enfermedades crónicas, quedando asociadas a un riesgo 2,4 veces mayor de demencia.

Es decir, un riesgo de demencia 18 por ciento de veces mayor hasta los 70, por cada 5 años de inicio de la multimorbilidad. Esto resalta especialmente al encararlo ante el estadístico extraído de aquellos individuos que no sufren ninguna de las 13 enfermedades crónicas.

En cuanto a la multimorbilidad más grave, esa que aparece al coincidir simultáneamente tres o más enfermedades crónicas en los hombros de una misma persona, los investigadores se percataron de que una edad más temprana es bastante importante e influenciable al inicio de la multimorbilidad, a la vista de que el riesgo de demencia se acentúa aún más.

Así, al comparar a este último grupo de pacientes con multimorbilidad grave a los 55 años, con las personas con solo una patología crónica o directamente ninguna, el primer grupo acumuló un riesgo casi cinco veces mayor de padecer demencia; llegando a multiplicarse ese mismo riesgo por 1,7 en los casos en los que las enfermedades crónicas comenzaban a los 70 años.

«Dada la falta de un tratamiento eficaz para la demencia y sus implicaciones personales y sociales, es imperativo encontrar objetivos para la prevención de la demencia», advirtieron en la publicación los autores del estudio. No en vano «estos hallazgos ponen de relieve el papel de la prevención y la gestión de las enfermedades crónicas a lo largo de la edad adulta para mitigar los resultados adversos en la vejez».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí